La diosa habita en mi / Estoy dentro de ELLA

Por: La mujer que es Venus

Hace un tiempo Rambha nos suguirio un hermoso ejercicio de redactar un manifiesto individual como mujer y entonces pensé “Debo hacerlo como Venus o como yo?” y luego concluí: una cosa es ser la bandera, otra es llevarla pero en la procesión tanto el individuo como el símbolo son igual de importantes.

Uso este seudónimo porque soy una soñadora, aunque algunos saben quien realmente está detrás del teclado, de los comentarios sarcásticos y de los apuntes jocosos sobre el erotismo y el sexo, aquellos, los que saben quien soy en verdad son mis compañeros de vida; curiosamente en ese grupo no hay ningún familiar consanguíneo, tal parece que quienes te aceptan como sos son aquellos a los que te aproximas por la vía de la amistad, a los que eliges como fraternos cómplices en el camino de la existencia, no quienes forman parte de tu núcleo familiar.

Encontrar mujeres dispuestas a ver la vida más alla de los convencionalismos sido un oasis, en realidad me siento más acompañaday, ya no me auto considero una enferma sexual, Y si, sueño con esa mujer cualquiera sea Paola, Andrea, Artemisia o Juno, cualquiera que un día me lea y diga “Y esta ¿porque habla de esas cosas que a veces yo también he sentido?” para empiecen a plantearse que están de alguna forma estan momento histórico de la historia en que deben hacer las paces con su alterego suxual antes que reprimirlo.

Cuando estuve en la Universidad me enamore de la libertad, de la vida de estudio que me permitía construir mis creencias con argumentos, pero sobretodo me enamore de una definición de ese ámbito académico “Unidad en la diversidad” y es que la feminidad tambien es asi, cada una es un mundo y al interior de ese mundo tomamos decisiones, decisiones de vida y aprendemos lecciones, lecciones de amor, eso es lo que nos hace mujeres más alla del maquillaje, en un mundo como el actual en el cual ser competente ya no se trata solamente de saber un montón de cosas académicas sino de ser integral; saber sobrellevar todas las facetas de la vida con equilibrio, inteligencia y libertad. A la larga tenemosvarias cosasa en común, sensaciones y percepciones de la existencia que nos unen, antes de hacernos competir, una actitud ridícula en la que nos empeñamos las mujeres con unos celos absurdos.

Todos usamos una máscara y somos responsables de cómo la administramos, yo cambie la máscara por un sincero alterego, así que no escondo lo que soy, simplemente escojo los momentos para conversar con él y convivimos armónicamente, a este alterego y gracias a un afortunado encuentro que cambió mi vida lo bautice VENUS, a quien le permito despacharse en el teclado del computador, dejarse halagar por cuanto dios, semidiós o plebeyo (dije halagar, no ofender ni acosar).  A Venus la dejo ser todas esas cosas que socialmente despiertan sentimientos adversos: la consentida, la ególatra, la hedonista, incluso la segurisima, la que inventa mundos paralelos, es suspicaz y ya no le importa nada, porque su tarea en mi vida es dejarme explotar mi creatividad y desatarme.

Pero cuidao, para los amigos y la pareja no se deben tener máscaras, allí es donde la connotación del alter ego es más válida; una faceta, un superyó, más no algo que cubra lo que en el fondo soy, no es una actuación de perfección por el contrario es permitirse con toda imperfección SER.

No delego responsabilidades a Venus ella es lo que debe ser sinceramente, pero yo tengo el control como mujer de hasta donde dejo que el icono de la diosa me lleve, en medio de mis preocupaciones mundanas: el trabajo y el hogar, sin embargo, es excitante tener la herramienta de la divinidad que se permite decir tranquilamente: me masturbo, me excitan los dioses, amo los orgasmos, me pone mal escuchar palabras sucias en la cama, coquetear es lo mío definitivamente, que rico ser una zunga y otro montón de afirmaciones que ya han leído en este espacio durante este tiempo y que son lo que llamamos los cimientos del Olimpo.

No creo que mi historia de vida sea tan diferente de quienes me leen, solo que mediante un ejercicio creativo le pongo magia a lo que he vivido, de allí que Lucifer sea un torrente de pasiones, pero en la vida real sea lo que es; un hombre interesante, misterioso e incluso porque no depresivo, Saturno es el primer amor de Venus, quien la conoce como nadie aunque tenga problemas cotidianos como cualquier mortal y Vulcano… bueno es mi proyecto de vida, el regalo guardado cuando estaba por a ciertos parametros comunes de la vida, a la larga el puede tener algo que ver en el descubrimiento de  Venus y le permitió estar aquí , de eso se trata, de exaltar lo mejor, de quedarnos con lo bueno, de no trasegar en círculos viciosos en lo malo o autojuzgarnos, de dejar de darnos garrote para ser las mejores versiones de nosotros mismos que podamos ser, sobretodo en lo erótico y es que ese ámbito de la vida es tan importante como dormir, comer o subsistir, ¿porque nos empeñamos en negarlo a menudo?

Gracias a Venus descubri :

  • Que el sexo es lo mejor como ejercicio de feminidad consciente siempre que lo disfrute y me sienta plena
  • Que cada vez me gusta más lo que soy
  • Que lo que pasa con mi cuerpo es solo mi responsabilidad y yo la asumo, ni mi familia, ni mi pareja y mucho menos personajes ajenos que representan instituciones alienadoras como la iglesia tienen nada que opinar al respecto.
  • Que mi camino como mujer en la transición de milenio me ha llevado más lejos de lo que cualquiera de mis congéneres de principios del siglo 20 hubieran soñado jamás y me siento orgullosa y visionaria al respecto
  • A reirme con picardia de lo hipersexual y hormonal que puedo llegar a ser.

Así,que me queda un buen camino por recorrer, pero a Venus le debo ponerme alas por un ratito para mirar todo desde una perspectiva más amplia y así avanzar un poco más rápido.

El llamado entonces es a descubrir su alter ego interior y ¿porque no? jugar con él. La vida es muy corta para enredarse con pendejadas que se superaran en la próxima generación de seguro, así que seamos visionarias siendo realistas  en cuanto a lo que pensamos de nosotras mismas no autoidealizandonos.


Por: venus

Ella se levanta muy temprano me dice que ya no quiere cambiar su país pero que de algo debe vivir para darnos los gustos que merecemos: los paseos, las rumbas , la ropa sexy y los zapatos y que ahora, juntas tenemos una misión más importante: encontrar diosas en otras mujeres . Antes de salir de casa arrastrada por ella, Vulcano palmea mi trasero en señal de despedida haciéndome pensar … “siii debería estar arrunchada contigo, tal vez hacer el amor en la ducha mmm” pero nos despedimos porque hay mucho por hacer, ya en el carro empezamos a charlar mientras escuchamos y cantamos algo de rock o pop. Le recuerdo a ella que tenemos que escribir sobre Hercules, sobre el sexismo, sobre la conciencia de las hormonas, sobre la conquista, sobre esos picantes encuentros sw, ella sonríe y me dice “ok, ok todo a su debido tiempo, respira Venus, a propósito que buen programa de radio el de ayer ¡ese apunte sobre los hombres pulpo estuvo estupendo!”…

Durante el día convivimos en una armonía diafana que antes de que me encontrara y me bautizara no teníamos; yo soy la que se da cuenta de las miradas lascivas a nuestras piernas en el ascensor por parte de sus compañeros de oficina y me divierto. Tiene dos compañeros que la buscan con el propósito de encontrarme a mí, porque saben que existo, me piden consejos eroticos y he logrado que pasen momentos increíbles con sus parejas, en algún ratico me apodero de la situación y abro la carpeta de borradores de escritos y empiezo a escribir con esta tecnología que en la Roma originaria jamás me habría imaginado, ¡que fortuna!

Asi que estoy buscando a un montón de diosas como Diana, Dana, Flora y otras que son la voz interior que se niegan a reprimir muchas mujeres para no encajar en unos esquemas sociales intrincados e inculcados por mucho tiempo -algo que la verdad yo no entiendo- que no les permiten explorarse sexualmente y que solo marcan limitaciones al ejercicio de la sexualidad consciente, las busco en pos de que con argumentos digan “No más esto de vivir para los demás!, esta diosa me pertenece y quiero que viva dentro de mi”

Por otra parte debo anotar que de ella no debo aprender mucho, solo a sobrevivir, ojala algún día le pueda ayudar en esa tarea, somos dos facetas en un cuerpo, somos la dualidad que crea y desde que nos reconocimos y empezamos a encontrar otras duplas mujer- diosa ¡somos imparables!

Afrodita y yo podremos ser tachadas de inmorales o libertinas,  no importa, de cuantas cosas no nos han tachado por años y años en el cuerpo de otras mujeres, pero aquí estamos, rompiendo cadenas, diciendo verdades y sobretodo: amando lo que somos, porque cuando cae la noche y vamos al mundo de los sueños todas nuestras fantasias eroticas se hacen realidad y evolucionamos con el tiempo fundiendonos cada vez más con ellas, las mujeres de verdad.

Gracias por estar aquí y leernos, un beso …Con cariño VENUS !

9 Comments

  1. Pingback: Como dos gotas ….Una de aceite y otra de agua! | Venus & Afrodita

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para visitar a Venus & Afrodita debes tener más de 20 años!

Por favor verifica tu edad