Cabalgando en Ascenso y Perdiendo la Humildad

Por: Venus

Hoy me tomé un tinto con unas amigas, ex compañeras de trabajo a las que aprecio mucho, ellas me conocen (Venus) y disfrutan de mis apuntes y mis expresiones descaradas en torno a temas de la sexualidad, porque además soy supremamente expresiva en estas charlas, ojalá aquí logre transmitirles algo de esto. ¿Porqué será que cuando empiezas a hablar francamente de sexo te vuelves más suspicaz en cuanto a las dinámicas socio-laborales -sexuales? … ahhhh? SI, eso, a todo lo lo que acontece en el ámbito del trabajo y que por pequeñas señales vislumbras que se está moviendo subterráneamente entre sábanas. 

Hablábamos de alguna conocida que de repente, sin motivo ni razón aparente, ha cambiado de piel, se ha convertido en una persona déspota, que falta a la amistad y a la lealtad; sin aviso previo y luego de haber sido una compañera de trabajo a la que se apreciaba, resulta siendo lo que podríamos llamar una “hembra prepotente”, la naturaleza femenina es salvaje, eso lo sabemos, pero cambiar las cualidades del compañerismo y la camaradería por un memé ultra convencido y despreciable solo puede tener una razón, que evidencié luego de escuchar ciertos detalles que mis amigas proferian respecto a esta conocida …SI, es obvio ella se está acostando con su jefe!, o está muy cerca de hacerlo, si le damos el beneficio de la duda. No soy quien para juzgar a nadie, de allí, que si el jefe, en este u otros casos similares, es casado, divorciado, padre soltero o lo que sea, me tiene sin cuidado, el punto de mi charla con ellas, el motivo de mi asombro y desilusión y la inspiración de este post esta en el hecho de que el dicho “nunca terminas de conocer a las personas” toma mucha vigencia en estos casos. Está bien tener un compañero sexual, el que sea, porque la atracción no sabe de convencionalismos sociales, pero cuando el haber logrado  conquistar – hasta llevar a la cama- a un superior jerárquico, se asienta en la cabeza de una mujer o un hombre para dictaminar que ahora ella/él y sus hormonas son superiores a las del resto de la humanidad, ya el asunto empieza a tornarse un tanto oscuro, mórbido y hasta ridículo.

Aqui solo algunos de los casos que he visto durante mi vida laboral y que ilustran el tema en toda su dimensión:

  • Un hombre de un cargo medio, no muy agraciado resulta saliendo con una de sus subalternas más hermosas, como ambos son solteros esta relación la pueden llevar abiertamente y sin restricciones, desafortunadamente la inteligencia emocional de ambos deja mucho que desear; las peleas se vuelven recurrentes, con celos que vienen y van, compañeros de trabajo alrededor desesperados de ver los dramas que protagonizan esta pareja explosiva…ahhh y el colmo final: esta dupla se convence de que están inmersos en un cuento de hadas los hermanos Grimm, en  el  cual, todos los demás compañeros de trabajo tienen que cumplir la labor del villano que para el caso es desunir ese “amor puro y sublime” que se los une (deberían pasar ese guión a una productora de televisión mejor).
  • Una mujer de mediana edad que ostenta un cargo de gerencia resulta saliendo con un subalterno mucho menor que ella y empieza a tornarse en una femina con visos de resentimiento y paranoia hacia las demás mujeres jóvenes a su cargo, obviamente, por considerarlas competencia frente a su logrado “Colágeno”; con malos tratos, desaprobación constante y humillaciones este grupo de trabajo se conviertirá escalonadamente en un bochornoso campo de batalla, en donde la criticadera y el odio serán las granadas que se lanzarán sin discriminación entre unas y otras, sin posibilidad siquiera de conocer la delimitación de los terrenos de batalla, cada una actuará como espía y como combatiente al mismo tiempo: <<bienvenidas al infierno!>> porque de allí no saldrá nadie bien librado.
  • Un profesional comprometido o casado, no logra frenar la tentación de invitar y finalmente seducir a una compañera de trabajo joven y linda, convirtiéndola finalmente en su amante, el asunto se torna tortuoso, a pesar de que él sabe que esta relación se basa en lo netamente sexual, ella se empieza a hacer esperanzas infundadas al pensar que él dejara su hogar para empezar nuevamente con ella. Los reclamos, cada vez que él anuncia que aquello jamás sucederá pasan del terreno de la clandestinidad, al ascensor, al pasillo, luego a la cafetería y finalmente toda una organización tendra que ser testigo de una escena en donde cada empleado se verá en la necesidad de atrincherarse en alguno de los dos bandos para sentirse un tanto resguardado.  
  • Una chica simpatica, sexy e inteligente logra ser contratada en una empresa por recomendación de un amigo de su familia que labora allí, es uno de sus primeros trabajos para ganar experiencia profesional. Arriba a trabajar de la forma más modesta y humilde, fácilmente hace amigos que la aprecian, con los que bebe los viernes y se divierte. De repente da un vuelco y se mete con uno de los directores de la empresa, empieza a despreciar a sus otrora compañeros e incluso los mira como si fueran inferiores a ella, perdiendo absolutamente toda la humildad, así que, cuando el amigo de la familia llama a pedirle algún favor menor ella olvida totalmente porque está allí sentada y es grosera con él al sentirse respaldada por su nuevo y poderoso amante.

Se que algunos, si no es que todos estos casos les sonarán familiares, incluso existen cargos de gran poder como ministerios, vicepresidencias, gerencias públicas y otros que sabemos que se sortean en la cama, son esos secretos a voces que hacen parte de la informalidad del sexo en las dinámicas sociales y politicas. Aunque siempre sostengo que el sexo debe ser una faceta muy importante en nuestras vidas, en lo posible, procuremos que nuestro trabajo esté aislado de la tensión sexual; pero si definitivamente, las hormonas nos ganan la partida y no hay oportunidad de conocer a alguien en otro contexto de la vida, no olvidemos quienes somos, de dónde venimos y quienes han sido nuestros fieles amigos desde siempre.

Si el sexo es realmente tan bueno con este compañero de trabajo que se refleje en que te conviertas en una mejor persona, claro que existen los affairs laborales bien llevados (ver:Un nuevo empleo y un dios etéreo), pero tengamos en cuenta que estas aventuras e incluso los cargos laborales tienen límite (nadie es indispensable) y cuando ese término llegue es posible que voltees la vista para encontrarte absolutamente sol@, sin que te inviten a los convites, ya no confíen en ti … y te verás obligado a escribir el FIN de la telenovela con algún viso de cargo de conciencia, porque fuiste injusto, no con tus ex amigos, ellos estan bien y tomando cerveza felices en la tienda de la esquina, sino con tigo mismo… no cambies un buen clima laboral por una revolcada más, finalmente te pagan es por trabajar no por tus conquistas y tu desempeño sexual.

Un besito para todos los que se tomaron el tiempo de leer este post, si este tema les sonó familiar no duden en comentar, les recuerdo que siempre será anónimo y que recibirán una respuesta de mi parte.  

Venus

8 Comments

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para visitar a Venus & Afrodita debes tener más de 20 años!

Por favor verifica tu edad