Lo que nos diferencia (a Las mujeres) de ellos.

Por: Afrodita…..

Este tema que ha sido ampliamente discernido no se trata generar de una competencia ni mucho menos, ni de saber quién puede tener mejor desempeño en la cama, tampoco de saber que género obtiene más orgasmos en el menor tiempo posible. Simplemente voy a hablar de lo que por naturaleza tenemos como mujeres, lo que hace parte de nosotras y plantear mi propia experiencia.

Existen varias verdades esenciales sobre la sexualidad femenina, que todas debemos saber y jamás olvidar, sobre todo para poder entender: “lo que nos diferencia de ellos», lo que nos ayuda a alcanzar el placer, el porqué de la carga tan erótica que poseemos y de nuestro dominio particular de la propia sexualidad cuando podemos expresarla de manera abierta y franca sobretodo entre congéneres.

Solo nosotras, las mujeres, poseemos la experiencia y conocimiento de nuestro cuerpo y de nuestro erotismo, y a ese nivel, los hombres serán (sin que suene ofensivo) simples invitados. A veces como espectadores y otras veces como copartícipes de placer, pero siempre, reitero, como comensales. A diferencia de lo que siempre se dice, el hombre jamás posee a la mujer, sino que por el contrario somos nosotras quienes momentáneamente los logramos tener atrapados dentro de nuestros dominios.

Lo primero a resaltar y entender, aunque para muchas de nosotras nos cueste trabajo o simplemente no lo hayamos vivido, es que todas estamos naturalmente capacitadas para experimentar varios orgasmos a la vez y de muchas formas. Es decir, ser multiorgásmicas. Si lo pudiéramos comparar, podríamos decir que somos como un Boeing 747, mientras que los hombres serían una simple avionetica de alas doble, impulsada no por gasolina…más bien por un pene que algunos, por demás, consideran el epicentro del universo -Esto no lo digo a manera de ofensa- Al contrario señores, son muchos de ustedes los que impulsan todo ese deseo y placer que podemos llegar a experimentar en algún momento.

Sin embargo, no todas pueden o ha podido vivir orgasmos múltiples o muchas veces ni siquiera han experimentado un solo orgasmo. Esto se debe a muchas razones, ya sea por la inhibición que experimentan algunas mujeres dada por la cultura y la crianza que no les permite alcanzar orgasmos, por los sentimientos de culpa o muchos otros factores generados (en la cabeza) . En nuestro caso el clímax es una conjunción de factores físicos, de disposición mental y de estados emocionales. Existe, una especie de ablación psicológica que no les permite a algunas, vivir plenamente la sexualidad. Por otra parte y valga la aclaración la ablación física, se presenta aun en muchos países del mundo, especialmente, en África, Arabia, parte de Europa y ahora en parte de América, debido a la gran migración que existe actualmente. Con este tipo de procedimientos, no se le permite a la mujer sentir y ser libre sexualmente. Eliminando así, cualquier indicio de placer (Una barbarie a decir verdad).

A diferencia de los hombres que experimentan casi en un 100% de sus climax ya que el orgasmo masculino es un fenómeno natural que esta asociado con una sensación y un deseo que al final hace parte de un estado físico y básico. Los nuestros, en cambio, van ligados en gran parte la emoción y hacen parte de un proceso distinto, sensitivo, mental y en ocasiones psíquico. Pero bueno, no voy a hablar de sicología sexual, esto le compete a un experto.

En mi caso particular, comencé a sentir orgasmos varios años después de haber iniciado mi vida sexual, ya que mucho antes solo llegaba a uno gracias a mi ya afinado modo de masturbarme. Eso significaba que solo yo, me conocía tanto que podía controlar mis orgasmos y en el momento que deseaba tenerlos. De tal forma que,  ninguno de mis amantes, había logrado superar mi manera de hacerlo…. Con el tiempo conocí un hombre que me enseño a volar sin tener que recurrir a mi combustible particular de conseguir el clímax. Y poco a poco pude descubrir el maravilloso y delicioso mundo de la multiorgasmia!…. poblada de exquisitos orgasmos que con el tiempo se hacían más profundos e intensos. Hoy en día puedo decir que he experimentado varios de muchas las formas, tempos, exquisiteces y sensaciones. (luego les contaré con detalles acerca de aquel amante!)

Desde un punto de vista netamente erótico, más allá de la dialéctica machista, sino más bien funcional, puedo decir que nosotras superamos a los hombres en cuanto a nuestra capacidad para interrelacionarnos, sentir, amar y desde luego de lograr orgasmos múltiples. Para que un hombre logré ser multiorgásmico (que también es posible), debe entrenarse y transitar un largo camino de aprendizaje siempre acompañado y ayudado por una mujer, es decir el hombre solo, no posee esa autonomía de vuelo.

Algunos estudios hablan que para nosotras, es mucho más fácil alcanzar este nivel, si el orgasmo se vive en cada oportunidad sin descarga «sin eyaculacion femenina» (bueno para aquellas que siempre tienen una), en mi caso, contadas con los dedos de mi mano, tal vez, es la razón, por la que pude empezar a experimentar multiorgasmos de manera efectiva, siendo así, más profundos, más intensos y más duraderos. Casi todas nosotras, especialmente las que poseemos un buen nivel de vitalidad y sensualidad (disculpen la modestia), estamos en la capacidad natural de vivir el orgasmo sin descarga, el orgasmo prolongado y en serie. En otras palabras, para alcanzar el nivel de mujer multiorgásmica abandonando desde luego esa oleada  de tabús y por su puesto, si tenemos además contamos  a nuestro lado con un buen amante o como se conoce vulgarmente «un buen polvo». Con todo lo anterior, podemos decir que de esta forma se concibe el famoso y deseado orgasmo tántrico, que en el hombre se da después de un largo aprendizaje.

Definitivamente existe una relación directa entre la energía sexual, el orgasmo y nuestro desarrollo a nivel afectivo y mental. Quienes tienen conciencia de esta conexión que existe entre nuestra esfera sexual y las demás, viven una vida llena de armonía, éxito y plenitud sexual. La verdadera sexualidad humana se da primero en la mente, en el alma y ya luego en el cuerpo.

Toda las mujeres a través de la historia de la humanidad desde Safo hasta cualquier fémina de nuestra época, sabemos sin excepción que no hay disociación entre el sexo y el afecto (esto puede entenderse desde el amor profundo, hasta un gusto o deseo nato), lo que aún, a muchos hombres les cuestan entender y quizás aceptar, es que esta es precisamente la principal diferencia.

Con afecto,

Afrodita..

6 Comments

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para visitar a Venus & Afrodita debes tener más de 20 años!

Por favor verifica tu edad