Category: Las Crónicas de Venus

febrero 1st, 2020 by V & A

Los días pasan y yo me siento sin darte un beso como uno más…

Hércules llevaba dos semanas fuera de la oficina, estaba acompañando a Plutón a un viaje al Hades, para Venus fueron días sin color y sin brillo. Extrañaba a Hércules y aunque no lo quería admitir, entrar en la oficina de Plutón -a la que solo ella tenía acceso en su ausencia- sólo se justificaba por la remembranza de ese hombre que la tenía fuera de si, todavía podía sentir su aroma y se paseaba por lo rincones de ese lugar para captar algún vestigio de su esencia que hubiese quedado por allí a la espera de su anhelo. Se sentaba por momentos en el sofá, acariciando el cuero para recordar minuto a minuto de la noche en que profanaron ese sitio con descaro y lujuria http://venusyafrodita.com/venus-sigueme-y-veras-otra-version-del-inframundo-parte-4/.

No supo nada de él en esos días y aunque también era un alivio no tener que ver o saber de Plutón, el costo de la incertidumbre que pagaba con su ansiedad al no saber de Hércules parecía ser un precio muy alto. 

Por arreglos locativos que se realizaron durante ese tiempo en el que el jefe visitaba sus dominios, Venus debió trasladar su oficina a un lugar cerrado en la planta baja. 

Era martes en la mañana, de la semana en que estaba anunciado el regreso de Plutón, sin saberse a ciencia cierta qué día sería -por cuestiones de seguridad-.  

Venus llevaba una falda lápiz en cuero negro, una blusa turquesa ajustada al cuerpo y zapatos  estilizados de tacón alto igualmente negros; hace unos meses no se vestia asi, en realidad ella disfrutaba esa nueva versión suya más sensual y profesional. Entró en la improvisada oficina que ahora ocupaba, un espacio de paredes blancas, sin ventanas, un archivador gris en la esquina derecha al fondo y de frente un pesado escritorio en madera enorme, encima de él todos lo documentos a tramitar: cheques para firma, flujos de caja para revisar y propuestas para presentar a Plutón entre otros, odiaba ese paisaje de juzgado, así que respiró profundo para tomar impulso y poderlo tolerar. 

De repente, sintió una presencia extraña y acto seguido fue rodeada por la cintura, ese brazo alrededor suyo la llevó contra la pared como en un baile ya ensayado y la colocó sin violencia pero con certeza detrás de la puerta aún abierta, cuando reaccionó se encontró con los ojos avellana de Hércules centelleando, en ese momento él cerraba la puerta con su mano izquierda, mientras que con la derecha recorría el contorno del cuerpo de Venus, que estaba sorprendida y exaltada, ella había quedado sin habla, pero al parecer él tampoco lograba articular palabra, acercó su cuerpo contra ella sin dejar de mirarla, entreabriendo la boca, para  finalmente y luego de concluir la maniobra de cerrar la puerta, agarrar su mentón con fuerza y darle un mordisco en sus labios inmóviles por la sorpresa. 

Los días grises habían llegado a su fin, la miraba fijamente, respiraban el mismo aliento cálido y acelerado.  Luego de terminar de recorrerla toda como reconociendola y tomándole el mentón, se desabrochó el pantalón hábilmente, ella jadeaba y él dijo “necesito saciar mis ganas de ti o me enloquezco”, ella puso la palma de su mano en el pecho de Hércules desabrochando los primeros botones de su camisa, él pasó de sus pantalones a debajo de la blusa de ella jalandola para sacarla de la falda. Venus no dejaba de mirarlo y lentamente pero con una seguridad que desconocía en si misma, se arrodilló frente a él para encontrarse con el pene erecto de Hércules apuntando a su boca con la cual lo rodeo, el parecía perder el control y apoyó las manos a la pared, mientras ella saboreaba despacio y por primera vez el tótem de su deseo. Sentía que había querido hacer eso desde la primera vez que lo vio y un velo de culpa pasó por su mente, pero ahora,  presa de la sorpresa y de tantas ganas acumuladas por días había sido capaz de rebasar el límite que le impedía apropiarse de Hércules de esa manera voraz, dentro de su boca, con el descaro de saber que había sabido darle la vuelta a un asalto que estaba dirigido inicialmente a ella. 

«perseguiré los rastros de este afán»

Hercules echó su cabeza hacia atrás y jadeando con fuerza sentenció “Ahora si terminaré de obsesionarme contigo”, Venus se detuvo y miró hacia arriba con los ojos llenos de fuego y algunas lágrimas “¿si?…quince días sin saber de tí, no creo que haya mucha obsesión en esa o en esta cabeza” sonrió maliciosamente pasando su lengua entre los labios, una expresión que se le convertiría en un sello para expresar que estaba conectada con su lado más oscuro y lujurioso,  a Hércules se le antojo que se veía inocente, cándida y demonica a la vez como si estuviera ejerciendo una especie de venganza caprichosa y eso encendió todo su poder, la tomó de los brazos con fuerza, subiendola de nuevo a su altura. Ahora fue él quien se inclinó para bajar la falda y las medias de nylon a la vez, deteniéndose sólo un instante observando las bragas y dando un beso a su “monte de Venus” por encima de estas, para luego bajarlas con fuerza. 

Al volver a tenerla al frente la sostuvo del cuello, subió su pierna hacia su cintura y entró en ella con esa memoria vaga de todo lo que imaginó en la distancia, con espasmos que decían cuánto la había extrañado y cuánto ansiaba poseerla. Ella sentía que todo era irreal, tanto deseo conjugado, tantos sentimientos, tanto … A-M-O-R, que en lo único que pensaba cuando los dos al unísono alcanzaban el clímax era en <<te amo, te amo Hércules, no puedo estar sin tí>> pero esas palabras no fueron pronunciadas en realidad, en cambio empezó a gritar y él apretó su mano contra la boca de su Diosa para ahogar el sonido, ella mordió la palma de la mano de Hércules tratando de controlarse, tratando de recordar que estaba en la oficina , tratando de pensar solo en el deseo que sentía y no el amor que la invadía, un sentimiento que no había pedido, que era inesperado, que la hacía sentir que tal vez nunca había tenido sino hasta ahora esa mezcla perfecta de pasión y cariño por alguien que no se ahorraba ningún esfuerzo en darle orgasmos conscientes, elaborados y que no le pedía a cambio nada diferente al placer. 

“Por Hércules todo -fantaseaba cuando se olfateaba los senos después en el baño atesorando el aroma de él en su piel como el mejor postre-, por Hércules visito el inframundo de ida y vuelta las veces que se me venga en gana, por Hércules soporto a Plutón, me doy la oportunidad de sentirme inmortal, y que el cielo me perdone porque esto es muy parecido al amor”, no lo quiso admitir pero su subconsciente se burlaba de ella despertándola a medianoche solo para imaginar a Hércules, su mirada, su poder, sus caricias y todo lo que se negaba a nombrar mientras una lágrima empapaba la sábana bajo su mejilla.  

Gracias por leer, besos para todos.

VENUS

Posted in Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , ,

septiembre 30th, 2019 by V & A

Un saludo a todos los que leen estas crónicas, mi vida ha cambiado mucho en el último año, oficialmente soy huérfana; despedí a mi madre a finales del año pasado, algo doloroso teniendo en cuenta el proceso de su enfermedad y el gran apego que tenía hacia ella, pero pensándolo bien, ¿que seria de quienes nos gusta escribir sin el dolor?. Mi historia se sigue escribiendo y yo debo recuperar mi esencia, volver a Venus, volver a la pasión por vivir, por escribir y como nos gusta a los escorpiones… resurgir de las cenizas. Esta crónica se la dedico especialmente a Afrodita. Gracias Mamacita por retornar a nuestra vida!

Y cómo esto debe continuar, aquí está precisamente la continuación de una historia previamente empezada, espero que encuentren gratos algunos cambios en mi estilo que serán evidentes. 

Me gustaria que pusieran a rodar el link de la canción “slave to love” en el justo momento en que aparezca y que sigan leyendo. 

Besos humedos.. 

Viene de: http://venusyafrodita.com/interpretando-blues-con-la-piel-hercules-parte-3/

Luego de haberse redescubierto en Hércules, la cotidianidad de Venus cambio, había faltado a sus promesas y había vislumbrado una tibia luz en su alma, esa esencia febril que la envolvía, rememorando la niña inquieta y apasionada de siempre, ávida por la búsqueda de lo prohibido, cándidamente arriesgada y dispuesta a todo por deseo. 


El héroe de la fuerza y la diosa del amor se observaban largamente en la oficina, hablaban con parpadeos se palpaban a metros, sus ojos se encontraban en el epicentro mismo de la tormenta de las dudas que se apaciguaba cada vez que  alguno tomaba el teléfono para teclear un nuevo mensaje:

Venus: ya no se que hacer, cada vez que te veo me derrito 
Hércules: Mi bonita, como soportar estas ganas que tengo de besarte toda
Venus: Hércules, si eres real entonces eres un regalo, un secreto que guardo. Si no eres real entonces te inventé y soy la más lujuriosa de las esquizofrénicas.   
Hércules: Amo acariciar cada centímetro de tu cuerpo 
Venus: Añoro tu rostro de placer que ya tengo grabado en mi memoria. Hércules: Ya no me gustas un chingo, ahora te quiero un chingo

Cada mensaje era un delirio acompañado de un mudo gemido impronunciable,   también lo era cada roce furtivo cuando se cruzaban en cumplimiento del deber, por breve que fuese, el corrientazo era suficiente para envenenar su razón, poner carmín en sus mejillas, sentir cosquillas en el vientre y fuegos artificiales entre sus piernas. Tenía memorizados sus movimientos, sus intenciones y su provocación constantes. Delante de ella, él se llevaba la mano al mentón, sonreía, se soltaba el rojizo y encantador cabello largo y luego lo recogía de nuevo, buscando el ángulo perfecto para hacer de Venus la única receptora de la lujuria dibujada en su rostro, permitiendo que tratara de leer la vocalización de alguna  palabra incomprensible, pero invariablemente seguida del voluptuoso rose de sus dientes contra su labio inferior que inmediatamente la hacía evocar suavecitos mordiscos al mejor manjar de chocolate blanco bañado en velvet, ipso facto disparaba su olfato femenino poniéndola en la tarea del sabueso buscando la huella de la esencia silvestre que descubrió en él aquel martes; tan suya, varonil y candente.

Cualquier día Plutón se despidió temprano de su asistente dejándola en su escritorio culminado tareas, porque iba a atender a alguna “amiga” que le iban a presentar.  Varios minutos transcurrieron entre uno y otro quehacer: ella tomó unos postits y un lapicero, desconfiaba de su distraída memoria; los papelitos amarillos eran lucecitas de alarma que la centraban en el deber. Inconsciente, llevó la pluma a su boca meditando aplicadamente: “solicitar el cheque de…”, “llamar a…”. Su responsable concentración se vio  interrumpida por el sonido de unos pasos entrando a su área de trabajo, rogó al olimpo en pleno porque ese andar no fuese el retorno inesperado de su jefe, cortó su respiración expectante y ansiosa, se giró atónita en torno al tap tap tap que se aproximaba cada vez más, entreabrió la boca con el lapicero todavía posado entre los labios, entrecerró los párpados para visualizar mejor lo que parecía ser la silueta de… un hombre muy conocido para ella.

Hercules, aminoró el paso y sonrió, su mirada chispeante e impenetrable con ella en la mira, estaba solo, no titubeo cuando se detuvo justo enfrente y apoyó sus manos blancas y varoniles en el escritorio de ella, la observó fijamente, sus cejas instalaron en su rostro una depredadora expresión, luego, elevo su mirada  y volteo levemente su cabeza haciendo una mueca en dirección a la oficina de Plutón. 

La invitación fue clara, ella se levantó de su silla, embrujada, él prosiguió delante suyo en la ruta indicada y extendió tras de sí su mano, reafirmando la propuesta, ella aceptó alcanzando la punta de sus dedos y apretandolos valerosamente en sinónimo de su infinita confianza hacia él. 

Ya de frente en el lugar en el que tantas veces ella había sido destruida moralmente, cerraron la puerta a sus espaldas, se encontraban justo en donde Plutón había vociferado contra todo lo humano y lo divino haciendo uso de un ego elevado en el pedestal del dinero, pero empobrecido, en últimas, por su falta de sensibilidad hacia lo terrenal en virtud de su fascinación por el Hades. 

(activar link)

Se vio en la necesidad de echar su cuerpo hacia atrás,  como consecuencia de la fiereza con la que él la asía de la cintura para atraerla hacia su cuerpo, él aprovechó esto para invadir de besos su desnudo cuello, bastaron solo unos segundos para denotar lo ansioso que se encontraba porque cada vez la apretaba más y más fuerte contra su cintura y su pelvis protuberante tibiamente anunciaba la intensidad reafirmada por el el ritmo de su respiración que iba en ascenso. Se olfateaban como lo hacían durante todo el día buscando en el otro ESE detonante, pero claro, esta vez con el acelerado ritmo cardiaco que envuelve el regocijo de haberlo encontrado. Como los cerillos contra el rastrillo de la cajita que los contiene buscando ser encendidos.

Ella avanzó rodeada por sus brazos en dirección del sofá, abandonando los zapatos de tacón alto a su paso y perdiendo altura, haciéndose más vulnerable y por ende sintiéndose más excitada. La frecuencia acelerada de las pulsaciones era evidente cada vez que sus pechos se estrellaban en cada beso, era una especie de ritual en el que estaban significando que Plutón nunca jamas tendria sus almas que volaban clandestinamente cada vez que se encontraban, porque  compartían el mejor de los secretos; de respiraciones entrecortadas, roces llenos de adrenalina en su sexo y palpitaciones paralizantes en su razón. 

Hércules podía tener a Venus sin mentiras, sin velos , sin manipulaciones, por la sencilla y basta razón de ser quien era, ¿acaso existía una explicación más exacta a aquella fascinación muda?, al diálogo con roces, tatuandose al otro entre delirios y evocaciones, desear poder poseer el tiempo y suspenderse en la gloria misma de cada espasmo, alimentando ansias día a día de un romance perfecto porque se leían entre parpadeos, ya no habría futuro que superarse ese presente lleno de mágico magnetismo, cargado de sincera atracción. 

Término poniéndola frente a sí de espaldas y ella poso sus antebrazos en el sofá porque era consciente de que esta vez se perdería el deleite de ver el rostro de placer Hércules, pero en compensación podría sentir como la invadiria por completo, se sentía libre siendo su presa y su esclava, porque él ya la poseía entera. Todo su poder entró en ella sin tregua, dolorosamente incandescente, perturbador y dulce. Superando cualquier sueño o el insomnio pensativo en que a veces se sumergía tocando su sexo. Ella quería quedarse en ese instante llena de su dios etéreo desde esa noche y para siempre, entre jadeos mudos y ropa desperdigada en el oficina del amo del infierno, para escribir una nueva historia después de tanto tiempo de haber olvidado protagonizar su mundo … a su manera.

La inundo por dentro, ella perdió las pocas fuerzas que le quedaban, pero él la sostenía como si de ello dependiera su poder, ella mordía el cuello de su blusa abierta para no gritar y el ahogaba sus propios gemidos apretando las nalgas de Venus que tenía las medias pantalón en la rodilla. Hércules antes de la embestida final presa de un momento de locura toma el cabello recogido de ella con una mano y la hala hacia sí violentamente diciéndole “dame todo lo que tengas, muéstrame cuánto me deseas” mientras ella gritaba ya sin control  y juntos dieron paso a una descarga húmeda en el brazo del sofá.

Para qué detallar lo que sucedio despues o como Venus seguía temblando en el taxi de regreso a casa una hora y media después de despedirse de Hércules desprevenidamente en la calle, porque Plutón tenía ojos en la noche. Se sentía desgarrada, amada, renovada y deseada como nunca en la vida, esa noche hubiera dejado todo por poder dormir junto a Hércules para terminar de aprenderse cada curva y cada nota de su piel, pero los deseos no son completos y algunos se realizan a medias aunque con toda la intensidad. 

Venus

Posted in El Mundo de V&A, Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , ,

junio 10th, 2016 by V & A

Por : Venus

Viene de:  El Lado Oscuro de Hércules … y Venus 

El miércoles transcurrio sin novedad, Plutón tuvo una cita con el sastre y ese día no se comportó como el demonio del inframundo, sino como todo un caballero.

Hércules envío un mensaje en el que ldecia “me muero por verte hoy Venus,aprovecha que hoy está de buenas… encargate de que Plutón tome bastante vino al almuerzo”. La diosa asumio la tarea, administrando ampliamente los Frutos de Baco y tomando ventaja del buen humor de Plutón, sonriendo sin cesar de pensar en la fuerza erótica que Hércules ejercia sobre ella y de todo lo que estaba sucediendo.

A las 5:45 Plutón declaró estar cansado y un tanto alicorado, acto seguido se despidio de Venus con un  “Muñeca, hoy fue un dia atareado, ¡te dejo! ten una buena noche” (todo según el plan) Venus se despide y piensa -Al fin libre-,  para mayor tranquilidad llamo a Orfeo que estaba ensayando con la banda y en medio de la cacofonía de instrumentos que escuchaba de fondo le dijo “tengo un evento, me demoro”, “ok” replica Orfeo.


4c3732ae403daa6a4ce48160371b45c1

Citó a Hércules enviándole las coordenadas del café, sabia a ciencia cierta que seria la primera en llegar al lugar, la última vez que habia esperado a alguien fue varios años atrás, en el pregrado, aguardó por Caleus dos horas para finalmente darse cuenta que tener un novio al que debía esperar largamente, bajo un torrencial aguacero, sintiéndose en un papel más propio de el varón en esa realción no era lo suyo. Pero esta vez era diferente, ahora estaba allí con ansias, esperando a Hércules sin inseguridades, con la total convicción de que él llegaria allií, aunque, a pesar de su seguridad tenia los nervios rondandola.

Se sentó y pidio un capuchino, clavó la mirada en la puerta de entrada, sentía una mezcla de vértigo, excitación y deseo que la hacían poner pálida, así que se dispuso a mirarse al espejo para poder constatarlo, abrio su bolso para armarse de un espejo, se observó por un segundo y se dio cuenta que el color de la piel era el adecuado pero le falta sonreír para verse mucho mejor, menos expectante y al estar en la tarea de forzar una sonrisa escucha: “¿para que el espejo?, si siempre estas muy guapa”, subio la mirada y Hércules esta parado frente a ella observándola como pocas veces podía hacerlo, sin prevenciones ni temores. Ella mostró chispas en sus ojos marrón y le dijo “llegue a pensar que de pronto no pudieras venir”, él se acercó y se sentó al lado suyo.

Ya no podian esperar más, asi que ella alargó su mano y la posó en el cuello de Hercules, mientras él se acomodó atrayendola de la cintura. Un explosivo primer beso es todo, es descubrir todo un mundo -besaba mejor de lo que había soñado- era evidente que se estaban reconociendo, se olfateaban, se sentian, se mordian lo labios, no sabian donde poner sus manos, no podian parar, por primera vez tenian la libertad de abarcar al otro. Para cualquier espectador la escena debería estar cargada de muchísimo morbo, menos mal la cafetería no estaba muy llena y quienes la frecuentaban eran jóvenes, Venus sabía lo que hacía. Hercules deslizó disimuladamente sus manos bajo la chaqueta de Venus y retrajó la blusa con los dedos tocando brevemente la piel de su cintura, ella experimentó un vertigo tal que sintió que podia desmayarse, sentia que esos roces eran electricos y cada poro de su cuerpo se puso alerta, él se acercó a su oído y susurró:

– Así imaginaba tus besos, asi imaginaba tu piel, como me gustas, ¿qué está pasando?

– Hércules, Me estoy quemando de ganas

– ¡Vamonos de aqui!, ¿sabes a donde?

– Por supuesto, soy la asistente, siempre tengo la logística preparada- anotó picaramente levantando las cejas.

Él sonrio y la condujó de la mano, pagarón la cuenta y se dirigieron a un Hostal cercano, de camino desviaron la conversación la conversación para disipar su ansiedad, Hércules le platicaba todo lo que debió hacer para salir de casa de Plutón, ella se diviertia con la historia e imaginaba a su jefe con su enorme miedo a estar solo; un hombre con tanto dinero, con tanta historia, que grita enérgicamente, que pelea con minotauros, con temor a lo más simple: ¡a sí mismo! no habia duda, el inframundo debia ser un lugar muy, muy triste.

Arribaron al lugar,  habia tanta adrenalina en el aire que ella no se puso a reparar en ningún detalle en absoluto, solo queria seguir explorando a Hércules y todo lo que la embriagaba. Entrarón y pidieron una habitación,  al entrar se volvieron a besar frenéticamente, jadeando su reprimida atracción, pero, a pesar de todas esas vibraciones que se aceleraban, del afán por sentirse cerca, Hercules respiro profundo, bajo el ritmo y con ambas manos sosteniendo las mejillas de Venus le dijo: “estar contigo preciosa nunca será producto de un apuro, no hemos hecho todo esto para solo quitarnos la ropa y ya”, “¿de donde has venido? ¿porque siento todo esto?” preguntó ella.

Se sentaron en la cama con las piernas recogidas uno frente al otro, como dos niños que van a jugar. Él empiezó a acariciar a  Venus muy , muy despacio como si estuviera inventariandola, dandose el espacio para conquistar cada rincón, ella sueltó los botones de la camisa de Hércules de igual forma, uno por uno observando su tez clara y rozando con sus dedos muy brevemente la piel de su pecho que asomaba en los bordes de la abotonadura.

-Nena, no olvides que esto no es pura arrechera, esto es un sueño que soñamos los dos, o ¿me equivoco?

– No te equivocas, no quiero dejar de sentirte, quisiera que este instante fuera eterno

– Te deseo desde que te vi y así no pareciera te abarque con todos mis sentidos, te visualice y sentí que el destino nos unía

– A mi me sucedio igual, solo pensaba ‘¿Quién es? necesito saber de él´

Cuando él finalmente retiró su blusa se detuvo a rozar sus senos por encima de la línea del sostén y los besó centimetro a centimetro. Ella se estremeció olfateandole el cabello, porque siempre ha creído que la esencia de los dioses se guarda en el olor de su cuello y su cabello, debe ser un olor dulce pero varonil al tiempo, debe poder fundirse con el tuyo, debe describir sutilmente que es lo que él valora en un encuentro sexual y Hércules era silvestre, como fresas y rocío, como canela y anís entremezclados a fuego lento, en una infusión que podía curarlo todo especialmente la tristeza y la frustración, lenta y delicadamente ella observaba como la varonilidad de Hercules iba en crescendo .

Terminaron de despojarse de la ropa así; controladamente y grabándose en la memoria cada rincón, cada sensación, cada roce, cada acorde de esa melodía compuesta de pequeños gemidos y ansias , con él no sintió pena de nada, por el contrario se sintió libre y dueña de sí, se sintió bella y única, especialmente cuando veía sus hermosos ojos avellana brillando de excitación o sentía la arrolladora energía de sus manos blancas recorriendola.

Cuando estuvieron desnudos se acostaron uno frente del otro de medio lado y se miraron a los ojos acariciando el contorno del otro:

-Hercules , ¿sabes que estoy con alguien? ¿cierto?- pregunta Venus 

-Si lo sé, jamás voy a preguntar por eso, no porque no me importes, sino porque no te invite aquí para cuestionarte, por el contrario quiero que seas la diosa que eres- Ella pudo prever que una lágrima iba a escapar de sus ojos y entonces lo abrazo para secarla sin que él se diera cuenta

Todo sucedió lentamente; el era blues, de esas melodías que se deleitan en cada nota, se permitían degustar esa armonía, no dejaron de mirarse a los ojos, olvidaron absolutamente todo, lo único que permaneció fue esa sensación que ella guardaba desde el lunes anterior cuando él le dijo descaradamente cuánto la deseaba, así que cuando Hércules se acomodo encima de ella, mirándola a los ojos y suavemente ingreso en el valle de su sexualidad fue natural,  pausado, consciente y como ella llevaba dos días extasiada y contenida tuvo inmediatamente un primer orgasmo que fue como un escalofrío estremecedor, que se evidencio porque tembló, abrazo fuerte a Hércules y sus entrañas también lo apretaron porque al igual que su mente su esencia quería grabarselo todo: el perfume, las formas y las texturas de Hércules.

– Estas bien ? – preguntó  Hércules

– estoy muuuy bien – exhala envuelta de placer

– Y ademas estas muy húmeda, pensaba que tu aroma era lo máximo, y no, tu aroma de ahora ¡si que lo es!

– ¿Que voy a hacer para no enamorarme de ti? 

-No hagas nada, solo se quien quieres ser, la Venus que me pone volar, cuyas feromonas me enloquecen

Ese fue solo el principio, porque luego se libro un contrapunteo de roces, de rafagas de besos de todos los calibres y apuntados a todos los flancos; al cuello, al pecho, a la cintura, la entrepierna… y directo al corazón. MIentras los poros exaltados sentían un escalofrío de éxtasis total, con sus cuerpos entrelazados de todas las formas posibles, se observaron sinceramente como infantes descubriendo un paraíso inexplorado, allí no habrian mentiras, todo se dijo, desde el “me gustas” hasta “aahhhh Hercules estoy a punto de llegar y siento que voy a desfallecer”, esto sucede justo en un momento en el que Venus se encontraba sentada encima rodeando la cintura del semidios con sus gráciles y largas piernas,  mientras él, abarcaba firmemente sus caderas y nalgas con ambas manos,  mirándola hacia arriba y exhibiendo una expresión de lujuria, una expresión indescriptible e imborrable a la vez, caracterizada por unos ojos chispeantes y una boca entreabierta de donde sobresale su lengua inmóvil con la que ella misma se roza la quijada y el cuello. Sus senos estaban a la altura de los hombros de Hércules y desde allí hasta su sexo cada milímetro adherido al varonil cuerpo de esta deseable deidad, ambos alcanzan el clímax de sus refrenados deseos experimentando oleadas sofocantes de calor al no tener más remedio que acelerar el ritmo frenético de ese cortejo erótico apacible y pausado que iniciaron minutos atrás, no solo sientió calambres en las piernas, todo en ella se estremecio a tal punto que intentó gritar pero su cuerpo no se lo permitió, su ojos se abrieron de par en par y sus pupilas se dilataron porque por un segundo perdio la visión, acto seguido se escucho un gemido de Hércules y apretó copiosamente con sus manos las caderas de Venus, tan fuerte y contundente como la forma en que la llenaba una y otra vez, finalmente llegó al éxtasis exclamando entrecortadamente “¡Todo en ti me produce orgasmos!»

Nunca se sintió más sensual que cuando estuvo con Hércules por primera vez , el color de su cabello representaba el calor que Venus sentía por dentro y ya no podía dejar de pensar en él y amaba todo lo suyo: su voz , su sonrisa y hasta su aroma a marlboro light -lo único que tenía en común con Plutón-, la clandestinidad y la conquista diaria. Era el semidiós más auténtico, libre y apasionado que había conocido y era un poco menor que ella, esto le importaba muy poco, incluso a decir verdad también  la excitaba.

Les anuncio que hay otra parte de esta historia en remojo ….Porfavor comenten, es anónimo y gratis 🙂 ponganse el nombre que quieran !

Venus

Codigo Cronologico: JC12III

Hercules En la mitología clásica, Hércules, llamado Heracles por los griegos, era un héroe hijo del dios Júpiter y de la mortal Alcmena una reina mortal, hijo adoptivo de Anfitrión y bisnieto de Perseo por la línea materna.5 Recibió al nacer el nombre de Alceo o Alcides, en honor a su abuelo Alceo (Ἀλκαῖος, Alkaios);6 si bien esta misma palabra evoca la idea de fortaleza (griego άλκή). Fue en su edad adulta cuando recibió el nombre con que se lo conoce, impuesto por Apolo, a través de la Pitia, para indicar su condición de servidor de la diosa Hera.7 En Roma, así como en Europa Occidental, es más conocido como Hércules y algunos emperadores romanos ―entre ellos Cómodo y Maximiano― se identificaron con su figura

Morta en la mitología romana, la tercera de las tres Parcas romanas. Determina la muerte de las personas; es quien corta el hilo de cada una de las vidas humanas. Se relaciona con la concepción romana del destino de la mitología griega, las Moiras. Su padre es el dios de la noche (Júpiter) y su madre la diosa de la oscuridad, Nox. En la mitología griega corresponde a Átropos.

Los romanos identificaron las Parcas con las Moiras griegas (hijas de Zeus y Temis), también las llamaron la tría Fata, las tres hadas o los tres destinos, representando Nona el nacimiento, Décima el matrimonio y Morta la muerte.

Plutón Dios de los infiernos y de la riqueza (Hades en la mitología griega).

Orfeo (en griego Ὀρφεύς) es un personaje de la mitología griega. Según los relatos, cuando tocaba su lira, los hombres se reunían para oírlo y hacer descansar sus almas. Así enamoró a la bella Eurídice y logró dormir al terrible Cerbero cuando bajó al inframundo a intentar resucitarla. Orfeo era de origen tracio; en su honor se desarrollaron los Misterios Órficos, rituales de contenido poco conocido. La versiòn màs completa del mito de Orfeo y Euridice se encuentra en la poesía latina, Orfeo aparece en el libro cuarto de las Geórgicas de Virgilio un poeta romano, autor de la Eneida, las Bucólicas y las Geórgicas.

Posted in Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , , , , , , , ,

mayo 27th, 2016 by V & A

Viene de : Un Nuevo Empleo y un Dios Etéreo (parte 1)

Pero… ¿Quién era este tal Hércules?

Aunque no lo pareciera, era Romano, procedía de una familia de guerreros inmigrantes de otras tierras que se asentaron en una hermosa población  aledaña a la gran ciudad, era el menor de varios hermanos, fue criado con carácter y sacrificio pero en un hogar lleno de cariño, emigró al Tártaro con su hermana Morta en busca de un mejor futuro. Morta por otra parte era una mujer admirable; fuerte, muy dueña de sí -su influencia en Venus es algo que jamás se podrá dimensionar- era divertida pero centrada, responsable, aterrizada y muy trabajadora. ¿Qué hacía Hércules trabajando con Plutón? se encargaba de la seguridad y los desplazamientos del amo y señor del inframundo.

Algun lunes, después de su jornada como asistente, soportando gritos que iban y venían por parte de Plutón porque: todos son incompetentes y todos me están robando!” este la invitó a tomar una copa en su café-restaurante de preferencia y le pregunta “¿Quieres que Hércules se siente con nosotros preciosa?“ ella contesta de inmediato “Claro que si Plutón!”. Se sentaron a hablar los tres de alguna cosa, Plutón ya había recibido en la oficina su ración de halagos por los que pagaba a su séquito de trabajadores, su ego está dichoso y en ese café, a media luz, con Hércules al frente y Plutón al lado Venus empieza a sentir vértigo, en el momento oportuno Plutón se para de su silla para dirigirse al baño y Hércules aprovecha para tocar las piernas de Venus bajo la mesa y con una explosión de brillo en la mirada le dice:

-No voy a poder dormir hasta que haga el amor contigo!- ella quedó atónita y él insistió-¿no te gustaria?…

– Si, claro que si-i-i

– Pues tienes una cara de terror, ¿eso te causa que te desee?

– Estoy asimilandolo… perdón – toma un sorbo de agua para aclararse la garganta en un intento de poner todo en orden en su cabeza.

– Di algo, no me hagas esto Venus, me matas.

– Me encantas!, solo se eso, me fascinas, cada vez que leo un mensaje tuyo o te siento cerca a mi me lleno de vida- se muerde los labios al decirle esto

– ¿Entonces?

– Sígueme escribiendo y enton….

En ese instante reaparece Plutón un poco alicorado y se acomoda nuevamente en su lugar, Venus experimenta mucha adrenalina que se manifiesta con una taquicardia incontrolable, es la primera vez en su vida que siente ganas de arrancarle la ropa a alguien en un lugar público, afina su olfato para seguir percibiendo el olor de Hércules, sonríe nerviosisima mientras Plutón habla y habla de las mismas cosas de siempre, en un instante elabora imagenes de Hercules recorriendo todo su cuerpo y partir de allí no podría sacarlo de su mente, sentía cosquillas de solo saber que estaba allí muy cerca pero inaccesible. En su mente ya estaba penetrándola tan fuerte que se sonroja y bajo la mesa se rasguña sus propias piernas con medias de seda fria, lo hace para controlarse, para que un poco de dolor autoinfligido la haga aterrizar… no tiene éxito, sigue bebiendo vino y observándolo por encima de la copa de cristal, olfatea el vino encontrando ciertas notas de ese bouquet que se parecen a las que emana él mismo Hércules; igual de adictivo, de sexy, de misterioso y entonces siente como humedece sus panties, esto la obliga a cruzar las piernas y a apretarlas contra sí misma muy fuerte, cierra los ojos un instante para imaginar a su interlocutor de enfrente  en otra expresión diferente a la que realmente tiene en el momento emulando escuchar atentamente a Plutón, es irremediable, Venus decide que lo que declara Hercules se cumplirá, ya no lo puede evitar….


LLegó a su casa luego de que uno de los conductores a cargo de Hércules la llevara, abrió el portón y se detuvo a pensar en lo que sentía, tanta lujuria y tanto deseo guardado, buscó a Orfeo que estaba en el estudio frente a su computador.!

 – Hola! -Saluda Venus

– Hola la bebé, ya comiste algo? – responde Orfeo con los ojos inmersos en la pantalla 

– Si, y tu ?

– Claro no en un lujoso restaurante como tú, pero bien.- Ella esboza una sonrisa, le da un beso en la mejilla y le pregunta

– mmm… vamos a dormir ?

– No dale tú , yo seguiré aquí, tengo una secuencia que no me cuadra y no podría conciliar el sueño.

– Entiendo, eso me pasaba a mí con el álgebra y el cálculo diferencial, me gustaria poder ayudarte, pero lo que sé de música está en mi inconsciente jaja … entonces nos vemos mañana – se dan un fugaz beso en la boca.

Venus se dispone a subir las escaleras y se siente por un instante culpable de que Hércules la desee, de estarle dando rienda suelta a esa situación. Ya en el dormitorio y luego de mimar a los gatos se alista para dormir, al estar acostada de medio lado en la cama,  jala el cuello de la camiseta de la pijama hacia afuera para hundir su cabeza y poder olfatearse a sí misma, esto le recuerda la comodidad del hogar de sus padres, tal vez porque heredó el aroma de su mamá, esa notica acaramelada que le brinda paz, luego con la otra mano alcanza uno de sus redondos senos y por primera vez se lo palpa detenidamente, no es muy grande pero es redondo, consistente y pasa sus dedos por su pezón que siempre está erguido,  se siente cómoda con lo que siente y piensa que no puede evitar a Hércules, su mirada penetrante en cada parte de su cuerpo, todo el misterio que envuelve y esa especie de orgasmos reprimidos que son cada uno de sus mensajes … y ahora, su reciente declaración de deseo justo frente a ella. Finalmente concilia el sueño acariciando sus senos y llevando su otra mano entre sus piernas para hacer un poco de presión sobre su clítoris que está inflamado pero por la excitación que experimenta esa noche, así que su centro de placer palpita sutilmente bajo su mano anunciandole que su cuerpo esta ansioso y sensible a la vez.  


Al día siguiente, un martes, Venus arribo al trabajo,  luego llegó Plutón seguido de sus conductores, estaba malhumorado y todos tenían cara de acontecimiento, Venus busca infructuosamente a Hércules con la mirada, definitivamente no estaba por ninguna parte, esto no pintaba nada bien …

Plutón la llama a su oficina y le solicita pedir cita con un sastre para horas de la tarde, ella le informa en un tono muy tranquilo que el sastre había manifestado dos dias atras solo tener tiempo para el dia siguiente, la cita estaba agendada  y ya se lo había comunicado a él, pero que sin embargo, lo llamaría para insistirle, dicho esto Plutón entró en cólera y gritó enérgicamente: que cualquier cliente era menos importante que él y que eso solo denotaba que ella era una mujer común y corriente, que no tenía madera para trabajar con él ni con nadie más. Venus sale de allí moralmente destruida y llama al sastre a rogarle que vaya, sin embargo no tiene éxito en su empresa, así que el miedo se apodera de ella.

Venus entra a refugiarse en la cocina para exorcizar su ira y frustración apoyándose contra la pared, temblando y respirando profundamente, siente que va a desfallecer. Hércules aparece! entrando afanosamente en la cocina y exhibiendo preocupación en sus bellos ojos, se nota en su expresión que ya le han narrado lo sucedido, se acerca a ella apoyando una mano en la pared, posando la otra en la mejilla de ella y declarando:“no eres nada de lo que él te haya dicho OK !, mírame, nunca, óyeme bien, NUNCA le daras el gusto de que te vea llorando, él no merece las lagrimas de una diosa y yo espero en cambio merecer tu sonrisa y be-sa-rte…” ella clava sus ojos enrojecidos en los de Hércules que en ese momento son su salvavidas, él por otra parte observa fijamente sus labios, se acercan suavemente, ella tiembla copiosamente y siente el halo de su aliento… como si fuera una especie de invitación a escapar de la realidad, cuando de repente la señora del servicio irrumpe y ese ansiado beso queda solo en un suspiro ahogado…se incorporan rápidamente y se ven en la necesidad de simular otra situación, como si Hércules le estuviese entregando a Venus unos recibos de gastos de la caja menor o algo asi.

Ese día almuerza cualquier cosa sola,  porque Plutón no la quiere ver y ella tiene un apretado nudo en la garganta; Hércules en cambio si lo acompaña pero desde allá envía un mensaje de texto a Venus

-Ya está más calmado este loco del infierno, tu no te preocupes, todavía estoy temblando por ese beso que no te pude dar – ella responde

– Él no va a perturbar mi paz jamás, en cambio, gracias a ti hasta por el beso inconcluso y por todo!

– Me encantas Venus, Cuando te veo?

– Mañana?!

– En la tarde?, después de dejar a este loco en su casa

– Perfecto! yo te digo donde

– Ya estoy nervioso!!… y feliz

Ella también estaba dichosa pero no sabía de lugares de encuentros clandestinos, solo tenía claro que debía ser en un entorno conocido así que busca la dirección de un motel cerca a la universidad donde está estudiando su posgrado, así pueden verse primero en un café al que ella acude habitualmente luego de clases.

Si, esto continua ! Viene lo que todos esperan…. 

VENUS

Orfeo (en griego Ὀρφεύς) es un personaje de la mitología griega. Según los relatos, cuando tocaba su lira, los hombres se reunían para oírlo y hacer descansar sus almas. Así enamoró a la bella Eurídice y logró dormir al terrible Cerbero cuando bajó al inframundo a intentar resucitarla. Orfeo era de origen tracio; en su honor se desarrollaron los Misterios Órficos, rituales de contenido poco conocido. La versiòn màs completa del mito de Orfeo y Euridice se encuentra en la poesía latina, Orfeo aparece en el libro cuarto de las Geórgicas de Virgilio un poeta romano, autor de la Eneida, las Bucólicas y las Geórgicas.

Hercules En la mitología clásica, Hércules, llamado Heracles por los griegos, era un héroe hijo del dios Júpiter y de la mortal Alcmena una reina mortal, hijo adoptivo de Anfitrión y bisnieto de Perseo por la línea materna.5 Recibió al nacer el nombre de Alceo o Alcides, en honor a su abuelo Alceo (Ἀλκαῖος, Alkaios);6 si bien esta misma palabra evoca la idea de fortaleza (griego άλκή). Fue en su edad adulta cuando recibió el nombre con que se lo conoce, impuesto por Apolo, a través de la Pitia, para indicar su condición de servidor de la diosa Hera.7 En Roma, así como en Europa Occidental, es más conocido como Hércules y algunos emperadores romanos ―entre ellos Cómodo y Maximiano― se identificaron con su figura

Morta en la mitología romana, la tercera de las tres Parcas romanas. Determina la muerte de las personas; es quien corta el hilo de cada una de las vidas humanas. Se relaciona con la concepción romana del destino de la mitología griega, las Moiras. Su padre es el dios de la noche (Júpiter) y su madre la diosa de la oscuridad, Nox. En la mitología griega corresponde a Átropos.

Los romanos identificaron las Parcas con las Moiras griegas (hijas de Zeus y Temis), también las llamaron la tría Fata, las tres hadas o los tres destinos, representando Nona el nacimiento, Décima el matrimonio y Morta la muerte.

Plutón Dios de los infiernos y de la riqueza (Hades en la mitología griega).

Código cronológico : JC12II

Posted in Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , ,

abril 29th, 2016 by V & A

Prometí contar esta historia hace algún tiempo, intenté que el momento fuera adecuado e incluso me trate de comunicar infructuosamente con su protagonista. Hércules: a veces la vida tiene recuerdos de todos los sabores, pero seguro los que atesoro de ti son dulces y no los abandonaré jamás así tenga un ataque de alta glicemia….por Venus

Trabajaba en un lugar absurdo en donde se sentía como si fuera perteneciente a una especie de secta religiosa extraña, una de esas cooperativas de trabajo asociado con todas las herramientas para evadir la ley laboral, fue el trabajo que  Venus consiguió después de meses de desempleo (Ver: El acoso sexual laboral si existe).

Su vida cambió cuando recibió una llamada para asistir a una entrevista de trabajo y va allí con expectativas, aunque un poco escéptica. El futuro Jefe de Venus, a quien llamaremos “Plutón” era un hombre particular, alguien que estaba jugando a ser empresario con algo más de 58 años, luego de una existencia de lujos y placeres y de, como pocos en este mundo, tener la oportunidad de desarrollar su hobbie como “profesión” porque el dinero de la familia era suficiente para vivir en la opulencia y sin preocupaciones finacieras. Él la recibe en una entrevista poco usual en donde simplemente le hace un par de preguntas en inglés: do you speak english?, would you like to work with us? .


Orfeo se ocupaba de lo suyo: de soñar sin medida, de componer canciones, de inventar obras de arte en mundos sonoros surrealistas y de negarse a replicar el estilo de vida común en donde el trabajo más que un placer es una obligación sacrificante. Venus envidiaba el modus vivendi de su dios consorte al que trataba como un niño indefenso, ella era un reemplazo burdo de la madre de Orfeo; le daba consejos, lo invitaba a cenar en opulentos sitios, lo admiraba profundamente como artista, su creatividad y su disposición a hacer música diferente. Eran los mejores amigos sin duda, pero… algo estaba pasando entre ellos, Venus luchaba contra el conformismo en que fue levantada, mientras que Orfeo seguía en su doctrina del arte por el arte; había una conexión que se rompía poco a poco.

Tres días después de la entrevista recibe la llamada en donde le confirman que sería contratada, le realizan una visita domiciliaria en donde tuvo que enviar al padre de Orfeo a dar un paseo con los perros; Venus no lo soportaba, era el polo opuesto de su propio padre un hombre machista, de malas maneras, incapaz de trabajar o de hacer tareas domésticas.  Por otra parte tener convivir con la familia de su pareja siempre fue un conflicto para Venus.

Así que, renuncia a la secta contra la dignidad laboral y llega a su nuevo empleo armada de ilusiones. Le impartieron un día completo de inducción y le detallaron sus responsabilidades laborales. Estuvo charlando con Plutón y con Morta quien lo conocía de años atrás y lo asistía en el Tártaro, especialmente en su afición de doblegar minotauros en el circo romano jineteando corceles. Morta se encargó de decirle a Venus que no podía olvidar que Plutón era del inframundo y que debía siempre pensar con cabeza fría para no dejarse arrastrar a sus dominios, no debía permitir que dañara su alma, tenía que mantenerse fiel a lo que era y sobretodo priorizar el valor de las cosas que son realmente importantes -tal como le enseño su padre-.

Plutón viaja a su tierra durante cuatro días, al regresar, llega a decirle a su nueva asistente de presidencia “Hola Venus, ven aquí, quiero que conozcas algunos de mis caprichos de hombre adinerado”. Detrás de él se acerca un dios al cual ella no pudo quitarle la mirada: cabello largo del color del fuego y recogido, tez blanca, labios exoticamente gruesos y unos ojos avellana que revoloteaban en sus pupilas mirándola fijamente. Tal vez uno de los momentos más enigmáticos y eróticos de su vida, que más se puede pensar cuando se conoce a un dios que se te ha presentado en sueños desde niña?  “hola mmm soy Hércules, mucho gusto!” “Venus, igualmente” se dan la mano brevemente y ella siente su energía tal como la imaginaba: impenetrable, única, auténtica y poderosa.

Como Plutón era ególatra, luego de entrar en su oficina y explicarle que pasabocas, tipo de cigarrillos y marca de agua consume, sale a atender una llamada dejándolos solos viendo un video de sus enfrentamientos con minotauros, Hércules comenta sobre el video de Plutón que es un arte difícil de dominar, la técnica, la relación con el corcel, los movimientos gráciles todo esto sin alejar los ojos del televisor y luego hace esta afirmación:

– Ya mi hermana Morta me había hablado de ti, aunque se quedó un poco corta en sus apreciaciones.

-Perdón, ¿me hablas? – pregunta Venus, pensando en que no imaginaba que Morta y Hércules fuesen hermanos

– Pues a quien más, a la niña linda que tengo al lado- voltea a mirarla y se topa con una Venus sonriendo que piensa -convencidisimo, puede tener esos ojos y ese cabello pero eso no le da derecho!! jajaja- y responde

– por aqui nos estaremos viendo ¿no?

– No lo dudes, Ve-Nus!- sintió un corrientazo al escuchar su nombre pronunciado con un acento medio tártaro, medio romano de boca de Hércules que parecía retarla con el brillo de su mirada

Los días pasaron, entre reuniones y charlas, ya Venus empezó a entrever el verdadero carácter de Plutón. Por otra parte, Hércules apenas tenía oportunidad se acercaba al escritorio de la diosa y se inventaba alguna excusa para hacerla reír. Tenerlo cerca, sentir su humor y rozar aunque fuera brevemente su cuerpo, a ella la empezó a llenar de ansias y excitación, de esas que no se le confiesan absolutamente a nadie… En alguna ocasión se sienta justo frente a ella a leer y ella lo detalla maravillada, él sonríe malicioso levantando la mirada de tanto en tanto y cuando sabe que tiene la atención de ella pronuncia “di-vi-na” sin emitir sonido y mordiéndose los labios, Venus pierde la noción del tiempo y su corazón da un vuelco por tanto empieza a respirar agitadamente.

Cada vez llegaba más temprano a trabajar con la expectativa de lo que serían sus encuentros con Hércules, tuvieron fugaces charlas sobre arte, él era más adepto a los ritmos del pop latino, ska y rock urbano, ella en cambio era fiel a su rock clásico. Hércules confesó que una de sus películas favoritas era “El lado Oscuro del Corazón” y ella anotó en su memoria ese título para verla luego… un dia encuentra en el escritorio una hoja de papel con esto:

854eba494022beed56e0d48d945f5a88

Como su labor en casa, con Orfeo, era de la aterrizada, la que pagaba las cuentas, la responsable, nunca, jamás entendió la profundidad de este detalle, además estaba estudiando matemáticas, por lo cual le pareció eso: solo una táctica fríamente “calculada” por Hércules, pero no dejaba de inquietarla este dios hipersexy y empezó a masturbarse en la noche con su imagen mientras Orfeo componía o hacía arreglos musicales hasta la madrugada. Como él estaba en época creativa no tocaba a Venus ni por error, ella a veces le decía coquetamente “Orfeo ven aqui! te quiero besar” a lo que él respondía “Venus no! tengo que terminar mi disco, tu no entiendes la trascendencia de esto?, ya estuve tomando un café contigo hace un rato ¿qué más quieres?” ella solo se ponía su pijama con los ojos encharcados -que triste es sentir que tu esposo es la persona más inalcanzable de tu vida-, a veces abrazaba a su gato y al oído le decía “tu eres mi verdadero amor, mi esposo en una dimensión onírica en la que soy naturaleza..” mientras se quedaba dormida. Empezó a pensar que el arte era una especie de maldición y que no tenía ya ella tiempo para tanta sensibilidad, eso solo le correspondía a Orfeo, cada lágrima la hizo más fuerte, cada desplante la volvió más fría …

Plutón llegó a pensar que Venus sería su nuevo juguete, una especie de exótica mujer joven de mostrar en las reuniones de negocios, admiraba su belleza y le decia que tenia genes italianos envolatados (Claro, Venus es Latina), ella empezó a usar faldas y Hércules enloquecía con su piernas, así como el mismo  Plutón que incluso llegó a decir descaradamente que ofrecería un millon de dolares por esas piernas.

Ella compro un movil, el primero de su vida y Hércules aprovecha un momento de distracción de Plutón para pedir su número, desde entonces, aprendió para qué servían en verdad los mensajes de texto!. Hércules pasaba y saludaba de cualquier forma frente a su escritorio y luego escribía el verdadero saludo “Estas tan hermosa hoy… me pones a volar” “Venus hola, no veía la hora de ver tu sonrisa, eres muy guapa lo sabías?” “Cuándo podré tener el placer de mirarte a los ojos largamente?” ella se sonrojaba, leia y releia los mensajes y respondía “me gusta ese Blazer azul Hércules” “¿así de tanto me piensas?” “mmm y para que me quieres mirar, si aquí lo haces siempre, a mi y a las demás!” a lo que él siempre respondía con la frase final que a ella la enloquecía y que retumbaba en sus oídos “Me gustas un chingo!”*

Esas miradas lascivas y cómplices por parte de Hercules rescataron la sensualidad de Venus, quien tras el pago de su primer sueldo en esa compañía salió directo al salon de belleza más costoso que encontró, se compró una blusa color celeste y junto con una falda de cuero que le habían regalado años atrás, se decide a conquistar el mundo y a volver a ser quien era, por primera vez se daba gusto, por primera vez se sentía realmente independiente, su lucha estaba dando frutos…  (continuación en este link)

Se les quiere y como siempre añoró comentarios y saludos !!! 

VENUS

Hercules En la mitología clásica, Hércules, llamado Heracles por los griegos, era un héroe hijo del dios Júpiter y de la mortal Alcmena una reina mortal, hijo adoptivo de Anfitrión y bisnieto de Perseo por la línea materna.5 Recibió al nacer el nombre de Alceo o Alcides, en honor a su abuelo Alceo (Ἀλκαῖος, Alkaios);6 si bien esta misma palabra evoca la idea de fortaleza (griego άλκή). Fue en su edad adulta cuando recibió el nombre con que se lo conoce, impuesto por Apolo, a través de la Pitia, para indicar su condición de servidor de la diosa Hera.7 En Roma, así como en Europa Occidental, es más conocido como Hércules y algunos emperadores romanos ―entre ellos Cómodo y Maximiano― se identificaron con su figura

Morta en la mitología romana, la tercera de las tres Parcas romanas. Determina la muerte de las personas; es quien corta el hilo de cada una de las vidas humanas. Se relaciona con la concepción romana del destino de la mitología griega, las Moiras. Su padre es el dios de la noche (Júpiter) y su madre la diosa de la oscuridad, Nox. En la mitología griega corresponde a Átropos.

Los romanos identificaron las Parcas con las Moiras griegas (hijas de Zeus y Temis), también las llamaron la tría Fata, las tres hadas o los tres destinos, representando Nona el nacimiento, Décima el matrimonio y Morta la muerte.

Plutón Dios de los infiernos y de la riqueza (Hades en la mitología griega).

*http://www.asihablamos.com/word/palabra/Chingo.php (Ver definición para México)

Código cronológico : JC12I

Posted in Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

abril 15th, 2016 by V & A

Por: La mujer que es Venus

Hace un tiempo Rambha nos suguirio un hermoso ejercicio de redactar un manifiesto individual como mujer y entonces pensé “Debo hacerlo como Venus o como yo?” y luego concluí: una cosa es ser la bandera, otra es llevarla pero en la procesión tanto el individuo como el símbolo son igual de importantes.

Uso este seudónimo porque soy una soñadora, aunque algunos saben quien realmente está detrás del teclado, de los comentarios sarcásticos y de los apuntes jocosos sobre el erotismo y el sexo, aquellos, los que saben quien soy en verdad son mis compañeros de vida; curiosamente en ese grupo no hay ningún familiar consanguíneo, tal parece que quienes te aceptan como sos son aquellos a los que te aproximas por la vía de la amistad, a los que eliges como fraternos cómplices en el camino de la existencia, no quienes forman parte de tu núcleo familiar.

Encontrar mujeres dispuestas a ver la vida más alla de los convencionalismos sido un oasis, en realidad me siento más acompañaday, ya no me auto considero una enferma sexual, Y si, sueño con esa mujer cualquiera sea Paola, Andrea, Artemisia o Juno, cualquiera que un día me lea y diga “Y esta ¿porque habla de esas cosas que a veces yo también he sentido?” para empiecen a plantearse que están de alguna forma estan momento histórico de la historia en que deben hacer las paces con su alterego suxual antes que reprimirlo.

Cuando estuve en la Universidad me enamore de la libertad, de la vida de estudio que me permitía construir mis creencias con argumentos, pero sobretodo me enamore de una definición de ese ámbito académico “Unidad en la diversidad” y es que la feminidad tambien es asi, cada una es un mundo y al interior de ese mundo tomamos decisiones, decisiones de vida y aprendemos lecciones, lecciones de amor, eso es lo que nos hace mujeres más alla del maquillaje, en un mundo como el actual en el cual ser competente ya no se trata solamente de saber un montón de cosas académicas sino de ser integral; saber sobrellevar todas las facetas de la vida con equilibrio, inteligencia y libertad. A la larga tenemosvarias cosasa en común, sensaciones y percepciones de la existencia que nos unen, antes de hacernos competir, una actitud ridícula en la que nos empeñamos las mujeres con unos celos absurdos.

Todos usamos una máscara y somos responsables de cómo la administramos, yo cambie la máscara por un sincero alterego, así que no escondo lo que soy, simplemente escojo los momentos para conversar con él y convivimos armónicamente, a este alterego y gracias a un afortunado encuentro que cambió mi vida lo bautice VENUS, a quien le permito despacharse en el teclado del computador, dejarse halagar por cuanto dios, semidiós o plebeyo (dije halagar, no ofender ni acosar).  A Venus la dejo ser todas esas cosas que socialmente despiertan sentimientos adversos: la consentida, la ególatra, la hedonista, incluso la segurisima, la que inventa mundos paralelos, es suspicaz y ya no le importa nada, porque su tarea en mi vida es dejarme explotar mi creatividad y desatarme.

Pero cuidao, para los amigos y la pareja no se deben tener máscaras, allí es donde la connotación del alter ego es más válida; una faceta, un superyó, más no algo que cubra lo que en el fondo soy, no es una actuación de perfección por el contrario es permitirse con toda imperfección SER.

No delego responsabilidades a Venus ella es lo que debe ser sinceramente, pero yo tengo el control como mujer de hasta donde dejo que el icono de la diosa me lleve, en medio de mis preocupaciones mundanas: el trabajo y el hogar, sin embargo, es excitante tener la herramienta de la divinidad que se permite decir tranquilamente: me masturbo, me excitan los dioses, amo los orgasmos, me pone mal escuchar palabras sucias en la cama, coquetear es lo mío definitivamente, que rico ser una zunga y otro montón de afirmaciones que ya han leído en este espacio durante este tiempo y que son lo que llamamos los cimientos del Olimpo.

No creo que mi historia de vida sea tan diferente de quienes me leen, solo que mediante un ejercicio creativo le pongo magia a lo que he vivido, de allí que Lucifer sea un torrente de pasiones, pero en la vida real sea lo que es; un hombre interesante, misterioso e incluso porque no depresivo, Saturno es el primer amor de Venus, quien la conoce como nadie aunque tenga problemas cotidianos como cualquier mortal y Vulcano… bueno es mi proyecto de vida, el regalo guardado cuando estaba por a ciertos parametros comunes de la vida, a la larga el puede tener algo que ver en el descubrimiento de  Venus y le permitió estar aquí , de eso se trata, de exaltar lo mejor, de quedarnos con lo bueno, de no trasegar en círculos viciosos en lo malo o autojuzgarnos, de dejar de darnos garrote para ser las mejores versiones de nosotros mismos que podamos ser, sobretodo en lo erótico y es que ese ámbito de la vida es tan importante como dormir, comer o subsistir, ¿porque nos empeñamos en negarlo a menudo?

Gracias a Venus descubri :

  • Que el sexo es lo mejor como ejercicio de feminidad consciente siempre que lo disfrute y me sienta plena
  • Que cada vez me gusta más lo que soy
  • Que lo que pasa con mi cuerpo es solo mi responsabilidad y yo la asumo, ni mi familia, ni mi pareja y mucho menos personajes ajenos que representan instituciones alienadoras como la iglesia tienen nada que opinar al respecto.
  • Que mi camino como mujer en la transición de milenio me ha llevado más lejos de lo que cualquiera de mis congéneres de principios del siglo 20 hubieran soñado jamás y me siento orgullosa y visionaria al respecto
  • A reirme con picardia de lo hipersexual y hormonal que puedo llegar a ser.

Así,que me queda un buen camino por recorrer, pero a Venus le debo ponerme alas por un ratito para mirar todo desde una perspectiva más amplia y así avanzar un poco más rápido.

El llamado entonces es a descubrir su alter ego interior y ¿porque no? jugar con él. La vida es muy corta para enredarse con pendejadas que se superaran en la próxima generación de seguro, así que seamos visionarias siendo realistas  en cuanto a lo que pensamos de nosotras mismas no autoidealizandonos.


Por: venus

Ella se levanta muy temprano me dice que ya no quiere cambiar su país pero que de algo debe vivir para darnos los gustos que merecemos: los paseos, las rumbas , la ropa sexy y los zapatos y que ahora, juntas tenemos una misión más importante: encontrar diosas en otras mujeres . Antes de salir de casa arrastrada por ella, Vulcano palmea mi trasero en señal de despedida haciéndome pensar … “siii debería estar arrunchada contigo, tal vez hacer el amor en la ducha mmm” pero nos despedimos porque hay mucho por hacer, ya en el carro empezamos a charlar mientras escuchamos y cantamos algo de rock o pop. Le recuerdo a ella que tenemos que escribir sobre Hercules, sobre el sexismo, sobre la conciencia de las hormonas, sobre la conquista, sobre esos picantes encuentros sw, ella sonríe y me dice “ok, ok todo a su debido tiempo, respira Venus, a propósito que buen programa de radio el de ayer ¡ese apunte sobre los hombres pulpo estuvo estupendo!”…

Durante el día convivimos en una armonía diafana que antes de que me encontrara y me bautizara no teníamos; yo soy la que se da cuenta de las miradas lascivas a nuestras piernas en el ascensor por parte de sus compañeros de oficina y me divierto. Tiene dos compañeros que la buscan con el propósito de encontrarme a mí, porque saben que existo, me piden consejos eroticos y he logrado que pasen momentos increíbles con sus parejas, en algún ratico me apodero de la situación y abro la carpeta de borradores de escritos y empiezo a escribir con esta tecnología que en la Roma originaria jamás me habría imaginado, ¡que fortuna!

Asi que estoy buscando a un montón de diosas como Diana, Dana, Flora y otras que son la voz interior que se niegan a reprimir muchas mujeres para no encajar en unos esquemas sociales intrincados e inculcados por mucho tiempo -algo que la verdad yo no entiendo- que no les permiten explorarse sexualmente y que solo marcan limitaciones al ejercicio de la sexualidad consciente, las busco en pos de que con argumentos digan “No más esto de vivir para los demás!, esta diosa me pertenece y quiero que viva dentro de mi”

Por otra parte debo anotar que de ella no debo aprender mucho, solo a sobrevivir, ojala algún día le pueda ayudar en esa tarea, somos dos facetas en un cuerpo, somos la dualidad que crea y desde que nos reconocimos y empezamos a encontrar otras duplas mujer- diosa ¡somos imparables!

Afrodita y yo podremos ser tachadas de inmorales o libertinas,  no importa, de cuantas cosas no nos han tachado por años y años en el cuerpo de otras mujeres, pero aquí estamos, rompiendo cadenas, diciendo verdades y sobretodo: amando lo que somos, porque cuando cae la noche y vamos al mundo de los sueños todas nuestras fantasias eroticas se hacen realidad y evolucionamos con el tiempo fundiendonos cada vez más con ellas, las mujeres de verdad.

Gracias por estar aquí y leernos, un beso …Con cariño VENUS !

Posted in El Mundo de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , , , , , , , ,

marzo 11th, 2016 by V & A

Por: Venus

Viene de: Reviviendo como siempre el deseo de otra vida …

Saturno pasa a tomar ambas muñecas de Venus por encima de su cabeza con una sola mano, haciéndolas fuertemente y con la que tiene libre empieza a acariciar los labios de Venus con su pulgar como dibujando ochos horizontales en ellos (el símbolo de la eternidad),  finalmente y mirando sus labios fijamente introduce ese pulgar en la boca de Venus, ella lo saborea ansiosa, con sus ojos clavados en la mirada expectante de Saturno; no lo puede creer, no solo lo desea todavía sino que además le genera una vibración exuberante de querer recuperar parte de su pasado y de sus sentimientos de antaño, la aprieta con espasmos fuertes y rítmicos de sus caderas contra la pared y ella exhala un gemido ahogado, le suelta los brazos y entonces ella recorre con sus manos el pecho de Saturno de arriba abajo empezando por sus hombros enormes y terminando en su cintura y entonces hala su camiseta con fuerza para permitirse sentir el calor de su piel y tocar su abdomen, él hace lo propio y saca sus dedos de la boca de ella y empieza a desapuntar apuradamente los botones de esa camisa leñadora con una mano mientras con la otra aprieta su cabeza enredando en sus dedos el rizado cabello de Venus, los ojos de ambos empiezan a brillar y entonces la piel de los dos se junta cuando ella logra sacarle la camiseta, èl rodea su cintura y la trae hacia sí de un golpe «Seré lo que tu quieras, hasta saciarnos!» luego de escuchar esa declaración de labios de Saturno oye el sonido de la cremallera de sus propios jeans al ser bajada por sus audaces y varoniles manos.

– No te apures- dice Venus

– No me pidas eso amor o ¿piensas hacerme esperar otros 10 años para perderme en ti?- le dice Saturno mientras la mira a los ojos y agarra sus nalgas frenéticamente

– Cierto, el tiempo suele jugar en mi contra- dice Venus agitada y pausando cada palabra, haciendo un esfuerzo enorme porque se entienda que ha esperado esto largamente.

Aqui esta de nuevo la danza de besos que ella jamás olvida, como cuando por fin logró tener una tarde con Saturno cinco años después de haberlo conocido, en su transición de crisálida a diosa.

El poseía la llave mágica del cerrojo del erotismo de Venus y la tenía guardada esperando, para abrir de nuevo la puerta como lo hizo por primera vez años atrás. Ahí estaba el incontrolable movimiento de los senos de Venus erguidos mientras respiraba fuertemente y recordaba cuanto podía entregar sin esperar nada a cambio, sólo por satisfacción y deseo.

Quería saciarse en ese instante para siempre y regocijarse en cada sensación en cada espasmo acompañado de un torrente de humedad que la empezaba a invadir y la ahogaba en placer sin permitirle hablar, mientras él la llevaba y la conducía al pasado diciéndole al oído cuántas ansias le producía.

Al abrir la compuerta y descubrir el éxtasis que los embriagaba, ella sentía sus varoniles manos en cada rincón suyo, mientras sus bragas húmedas eran arrastradas por sus jeans que ya caían al suelo y entonces decide volver a besarlo con la mente en blanco y hacer lo propio bajando la cremallera de la bragueta de Saturno, jala el cinturón con fuerza como un látigo y arranca luego el botón con la violencia y el apuro que los caracterizaba… entonces buscan la cama en medio de un beso ansioso porque es inevitable para ese momento fundirse.

Saturno la tumba en la cama y luego de terminar de quitarse prestamente sus propios jeans, se acomoda encima de ella para decirle “ningún beso será como el primero que te di, lo se, pero este también será memorable” y apoyando sus manos en el colchón la besó haciendo un recorrido desde su boca hasta su sexo pasando por el mentón, el valle entre sus senos y su ombligo con besos cada vez más agudos y estremecedores hasta llegar hasta el punto vital (álgido) de la diosa quien solo dice:

– Pues he vivido varios así, en mis fantasías

– Ninguna fantasía superará esto! – afirma èl, mientras con sus dedos la penetra mirando fijamente en la acción que empieza a suceder allí en su vulva y detallando cada espasmo acompañado de humedad delirante y sigue besando su clítoris mientras retadoramente clava sus ojos en la expresión de éxtasis en el rostro de Venus.

– Ahh, mas fuerte! Mmmm– exclama ella retorciéndose de placer y reprimiendo un grito

– Dime lo que quieres y cuánto lo quieres

– Maaas Saturno!

– Venus, sabes que el tiempo no importa, sabes que hay historias para ser vividas repetidamente y no me importa cuántos hombres conoces desde que pueda siempre verte transportada como estas ahora con tu humedad en mis manos, te tengo en mis manos!

– Y yo, te tengo en mis ganas! – Hay un brillo propio de la lujuria en los ojos de Venus que tiene nuevamente un tinte malvado

Saturno besa nuevamente la abertura de Venus pasando su lengua como quien saborea un helado y en un instante, para ella infinito, se apresta para penetrarla y lo hace diciendo:

– Aqui esta el tiempo para recordarte de que estas hecha y para reclamar esas fantasías que le pertenecen.

– Apropialas y llenalas entonces- Responde Venus amiga de las sensaciones intensas apretando con los dientes la falange de su dedo medio derecho.

Ella estruja su espalda y entonces él la embiste con toda la fuerza que tiene el tiempo, con la fuerza de poseer la llave primigenia de su volubilidad y de tener la clave secreta en su forma de hablar, estaba dentro de ella, ocupando el lugar que simbólicamente le pertenecía en sus memorias atesoradas… tal vez entonces, al verla así suspendida en el instante, Saturno sabe que es ahora su momento de acompañarla y acelera el ritmo frenéticamente, ella lo ayuda fundiéndose con él y moviendo sus caderas rítmicamente y se chocan en el éxtasis y la exuberancia de sus deseos más bien guardados y desentrañados.

Pasaron por su mente los pasajes de esas elaboraciones mentales románticas humanas; las cenas que jamás tuvieron, la cotidianidad fantaseada, los fracasos y éxitos juntos inventados, los aciertos y desaciertos. Todo en unos segundos como dicen que sucede justo antes de morir y sentía taquicardia porqué solo hay una vida, solo una y a veces sentía que solo había una oportunidad de amar por primera vez y de tatuarse la mente con deseos y semblanzas agónicas hechas de humo y sudor en momentos de autocomplacencia. Por que a la larga un orgasmo es como una pequeña agonía, una pequeño fallecimiento y nacimiento a la vez mientras experimentaba cada embestida con más y más calor sofocante. Allí se presentan los espasmos del clímax como es habitual en ella y en ese momento en que hierve lo abraza y hace que él de la vuelta para cabalgar encima suyo, sin pestañear, porque quiere grabarse cada gesto del orgasmo de este dios que reta el tiempo una y otra vez, observa también el lobo tatuado en su hombro y en un instante absurdo y demente incluso tiene la visión de verlo aullar a la luna que para entonces ya empieza a vislumbrarse por la ventana de la habitación. Hasta que llega el momento culmen de verlo transfigurado de placer apretando los dientes y diciendo “Nada te supera Venus; ni de niña, ni de diosa”

Otra vida…

Sin embargo Saturno pertenece a otro mundo, uno que Venus no entiende y que a veces se torna lleno de misterios, ella no sabe a que se juega con él y todo se convierte en una montaña rusa, no hay tiempo real con Saturno, porque él mismo es el tiempo: el pasado (conocerlo, lo que aprendió) , el presente (conocerse ella misma) y el futuro (amar cada vez màs la vida y con ella el erotismo)  pero el deseo se conserva intacto a pesar de los años, el olvido no es una posibilidad así lo abrigue porque es imposible alimentarlo cuando el recuerdo lo sobrepasa y dos escorpiones auténticos no se pueden olvidar. Después de todo al viernes le sigue siempre el sábado.

De alguna forma, existen dioses con los que se experimenta una fuerza de gravedad incontrolable y eso fue lo que sucedió con Saturno desde que se miraron por primera vez y estaban destinados tal vez, por un juego extravagante del destino a desearse y a saciarse cada tantos años, no importa, acababan de burlar ese destino nuevamente, seguirán así, gravitando el uno al otro; por eso, Venus tendida a su lado luego de concebir ese orgasmo explosivo dijo “Vamos a vivir esto sin tiempo y sin eternidad, siempre!”

Importante que escuchen esta cancion (banda sonora) y encuentren los sentimientos de este encuentro en cada acorde….Como un vicio…SIEMPRE habrá: amor?

 

Venus, no siente melancolía por Saturno como antes, lo ve como lo que es, un símbolo perpetuo de lo que ella es en lo más recóndito de su alma. Pero siempre se permitirá amarlo, porque existen tipos de amor y para él tiene separado un capítulo especial en su corazón y en su piel.

Todas las diosas tenenos en nuestra vida un Saturno apasionado que nos hace sentir muy mujeres y nos recuerda la genesis de nuestras fantasias pase al tiempo… Ahora los invito a visitar la lista de reproducción de Saturno en nuestro canal de Youtube

https://www.youtube.com/playlist?list=PLlfYfunmniGL_OgrqMa528lFIgLOWhYpu

y los reto a comentar en cualquier medio porque incluí la última canción de la lista?, una de mis favoritas, si aciertan y son creativos hay un regalito esperando !

Código Cronologico: JD06II

VENUS

Saturno Dios del Tiempo (asociado a Crono) (en latín Saturnus) era un importante dios de la agricultura y la cosecha. Fue identificado en la antigüedad con el titán griego Crono, entremezclándose con frecuencia los mitos de ambos.Aunque Saturno cambió enormemente con el tiempo debido a la influencia de la mitología griega, era también una de las pocas deidades claramente romanas que retuvieron elementos de su función original.

Posted in Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , , , , , , , , , , , ,

febrero 18th, 2016 by V & A

Por venus

No se porque, pero hoy me dio por extrañarte, por echar de menos tu presencia: Será tal vez porque el primer amor le deja a uno más huellas que nungun otro. Mario Benedetti

Viene cronológicamente de: Lucifer Quiero Arder (parte3), sin embargo, el personaje de Saturno es presentado en estas crónicas en el post: Una primera vez al oído y la idealización de Saturno

En la temporada en que Lucifer empezó a desaparecer, como buen sagitario, a Venus le entró una melancolía por todo su recorrido de vida, no una melancolía propiamente triste solo curiosa, por eso, se dio a la tarea de buscar a Saturno; necesitaba saber que había sido de su vida y si todavía era tan deseable, enigmático y poderoso, habían pasado más de 10 años desde la última vez que lo vio y su curiosidad era infinita y al ser tan caprichosa …debía saciarla!.

Reviviendo el deseo

Finalmente y ya entrada en la era digital armada con su nueva laptop, Venus consulta el Oráculo contemporáneo de las vidas pasadas: «Facebook»  que muestra una foto de Saturno que ella reconoció enseguida: A estaba! eureka!.  le escribe este mensaje sin más preámbulos: «hola soy yo, Venus, cuánto tiempo Saturno! si quieres saber de mi márcame a este número ….», sabía que no debía hacer más.  Recibe la llamada prontamente y hablan un rato, ese viernes (día de Venus) y comparten algo de música.   

Al día siguiente él la llama para pedirle que le dicte la dirección de su casa;  va para allá!, la quiere ver ya -esa característica de aparecer de inmediato era lo que más le gustaba a Venus de él-.

Era sábado (el día dedicado a Saturno), él llega en su camioneta Jeep propia de los ingenieros; la llama y le anuncia que acaba de estacionar, ella observa con picardía por la ventana, pero se retira justo cuando se abre la puerta y él se va a bajar del vehículo, claro, no lo quiere ver desde la ventana. Entonces se voltea y como ya esta lista; con sus jeans, su camisa a medio apuntar, cabello ondulado desordenado y un maquillaje tenue con labios rosa, se toma su tiempo, se dirige a la puerta del apartamento, bajando lentamente la escalera y recordando las pocas veces que lo ha visto en la vida real, pero lo tanto que lo ha recreado en su memoria por años. Gira la chapa, respira y abre el portón principal, se miran fijamente, todo se detiene por un instante y como si estuvieran hechos de algo magnético se abrazan muy fuerte, él rodea su cintura y rompe el silencio diciendo al oído de Venus: «Hola mi preciosa niña» y completa luego «Claro que ahora… mmm ¡es una hermosa mujer!», ese tipo de afirmaciones la hacen sentir infinitamente poderosa, ella lo olfatea tiene un humor que señala experiencia, el tabaco es la nota más alta en ese bouquet, pero también hay una especie de sosiego un aroma a madera que no conocía en él. Conserva ese cabello castaño con cejas de igual color y usa una barba cuadrada corta, conservando esa imagen de chico malo.

Van a  dar una vuelta a un centro comercial, a ponerse al día en sus vidas. Ella cuenta algo de su historia con Orfeo, él también comenta sobre su divorcio, es padre soltero, Venus no lo puede creer, de todas las posibilidades, que Saturno tuviera que hacerse cargo solo de sus hijos por abandono del hogar por parte de su ex esa nunca fue un escenario para ella, después de todo; ¿que clase de mujer osaba dejar a su primer amor?! y si, sintió un poco de envidia por ella y un poco de rencor solidario con él también, tal vez, porque no entendía los extraños recorridos del destino, él hizo lo propio frunciendo el ceño y levantando sus cejas cuando Venus contó su historia, aunque no debería sorprenderle demasiado en verdad que ella priorizará el amor y el arte sobre todo lo demás, especialmente sobre la prosperidad. No ahonda en las razones de la separación de Saturno y no pregunta demasiado, porque respeta esos duelos y tampoco está dispuesta a revolcar en lo suyo para  revivir ese dolor. Saturno y Venus se comunican de otra forma se cruzan miradas, se conocen de una manera muy íntima que no requiere tantas palabras, se conectan emocionalmente, así que empiezan a sonreír y a hablar mejor de sus logros profesionales mientras degustan un capuchino: el elixir de los recuerdos!.

Regresan a casa de Venus y ella abre la puerta de sus nuevo mundo a Saturno, quien entra y observa el apartamento de soltera de ella, su espacio, que habla por si solo de lo que ama; los colores del otoño, el incienso, las rumba, la libertad y tantas otras cosas que destilan feminidad y pasión por vivir.

Reconocer las ganas hacia alguien con quien has tenido una historia tan intensa es un torrente de sensaciones, como un fuego que consumía su razón, no paraba de obsérvalo, no paraba de pensar en que alguna vez tuvo 15 años y se enamoró irracionalmente de él y ahora lo tenía en frente suyo, en su casa, ella misma no se reconocía en la niña que otrora lo adoro: Saturno, el tiempo y sus fantasías se fundían en ese instante.

Siempre…

Se besan espontáneamente cuando él la atrae frunciendo los botones de su camisa con una mano y recuerdan el aroma del otro, ella muerde los labios de Saturno copiosamente para saborearlo, lo hace tal como él le enseñó a hacerlo hace tantos años y reconoce entonces el nacimiento de todas sus fantasías, de sus técnicas de conquista y de sus juegos eróticos, porque se parecen demasiado, después de todo nacieron ambos bajo la constelación de scorpius y la atracción hizo lo propio luego de que ella misma desde adolescente hubiera sentenciado que debía conocer a alguien con  la misma intensidad erótica que ella poseía: un genuino escorpión!, ella lo llamó a su vida.

De tal forma que siente que la memoria de apresar esos labios entre sus dientes le da un poder especial y así es, porque él le dice que la desea desde que era una adolescente soñadora y tierna y que podrán haber madurado, pero que había una parte instintiva suya que la acompañaba y que sabe que para ella sucede algo similar, que se masturba en las noches pensando en lo que pudo ser, ella no habla y sigue recorriendo con besos a Saturno… en las mejillas, en el mentón, en el cuello, como un gato acicalando a otro y solo pronuncia un «Siempre» susurrado, lujurioso y jadeante cuando alcanza su oreja derecha. Sin pensarlo, él se desata de los brazos de Venus que lo rodean y toma sus muñecas con fuerza, ella ya está transportada y en ese estado solo logra decir algunas palabras claves como un rompecabezas de señales y Saturno continúa «No me digas ‘siempre’, mírame a los ojos Venus, no quieras jugar conmigo» ella responde, efectivamente clavando sus ojos en los de él y preguntando «¿Quién juega?» y sonríe maliciosa levantando las cejas .

Él entonces separa sus brazos en cruz llevándola contra la pared, a ella le gusta que le jueguen a esa sutil dominación porque además eso le ayuda a concentrarse en el momento y sacar de su mente cualquier otro pensamiento … «me encanta saber que no me olvidas y que de alguna forma vuelves a mi» le dice Saturno en contundente susurro, Venus entreabre su boca como permitiendo que todas las exhalaciones del momento se apoderen de ella; es el ritual del deseo, de dos almas que se empeñan en encontrarse, reencontrarse y desencontrarse contra todo pronostico del destino, incluso contra sí mismos y se tantean afanosamente buscando el deseo del otro acumulado en el tiempo… (Continuación en este enlace)

Y ahora se.. cual fue la fuerza que me ato a ti …

Continua en : Reviviendo como siempre…(aqui)

VENUS

Codigo cronologico JD06I

Saturno Dios del Tiempo (asociado a Crono) (en latín Saturnus) era un importante dios de la agricultura y la cosecha. Fue identificado en la antigüedad con el titán griego Crono, entremezclándose con frecuencia los mitos de ambos.Aunque Saturno cambió enormemente con el tiempo debido a la influencia de la mitología griega, era también una de las pocas deidades claramente romanas que retuvieron elementos de su función original.

Posted in Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

febrero 2nd, 2016 by V & A

Por Venus

El problema con el tema de acoso sexual laboral es que encuentra su límite en una membrana muy delgada que separa el irrespeto del compañerismo y el abuso del halago, de allí que parezca casi imperceptible cuando ese limite se esta sobrepasando.

Nunca he creído en la total indefensión de las mujeres, sólo en virtud a la condición de género, sin embargo, también tengo claro que a veces más que pecar de ingenuas, pecamos de tranquilas y no logramos dilucidar cómo podrían ser tomadas nuestras actitudes en el ámbito laboral, la feminidad busca el equilibrio, la armonía y la belleza. Por tanto, confrontar un ítem tan violento como el acoso sexual no se nos da de una manera natural.

El trabajo es un ambiente hostil en donde se mezclan varios factores como:  la supervivencia propia, ponerse a prueba profesionalmente, desarrollar aptitudes, la competencia femenina que es bastante descarnada en algunos contextos, el querer agradar con las labores desempeñadas al superior, porque el reconocimiento es algo que nos mueve y nos construye como seres humanos, es a través de nuestro trabajo que cumplimos metas y alcanzamos sueños.

Mi experiencia de Acoso Sexual…

Para relatar esto es necesario tener en mente lo siguiente: sucedió en un momento de mi vida en que hablar o mejor, confrontar me daba pavor y este era prácticamente mi primer empleo.

Al principio, fui recibida como la nueva asistente de gerencia que además tenía ciertas funciones de organizadora de eventos, todo fluyó con cordialidad y tuve tiempo de adquirir conocimientos varios. Las manifestaciones de acoso eran sutiles entonces: un roce que no debía ser visto con mala intención sino más bien como algo incidental, sorprenderlo mirando el computador sobre mi hombro y respirando cerca a mi… cosas por el estilo, me debatía entre decirme a mí misma que estaba exagerando y el miedo a quedarme en la calle o a no ser competente.

Allí trabajaban varias mujeres, así que empecé a observar con alarma como este jefe miraba a las empleadas más jóvenes de una forma lasciva, que a todas luces rayaba en el morbo,  en alguna ocasión incluso dejando unos papeles en una junta directiva y al disponerme a salir escuche un comentario, algo así como: “han visto a fulanita? ella es toda ganosita!, se le nota a leguas” y en medio de mi perplejidad solo pensé – parece que se debaten muuuchos temas en las juntas- lo peor del caso es que los subgerentes solo asintieron a él gerente y soltaron risas. Entonces, entendí cual era la dinámica de ese ambiente laboral en donde las jerarquías eran claras: hombres en los puestos de poder y mujeres subalternas, la contadora era la única mujer con un alto cargo administrativo y era una persona adicta al trabajo, que también maltrataba a sus subalternas y que daba siempre la razón a su jefe, un hombre que al contrario del victimario era supremamente cordial y profesional.

Al pasar el tiempo los eventos se fueron agudizando: reuniones privadas en donde soportaba su mirada sobre mí como un felino sobre su presa. Nunca olvidaré cuando alguna vez dijo enfáticamente dirigiéndose a mí y a otra compañera de igual rango lo siguiente: “Ustedes NO son PROFESIONALES y podrán tener un cartón pero les falta mucho para ser competentes, son unas niñitas que todavía tienen las taras de la universidad”, y así, mediante este tipo de afirmaciones gradualmente fue menguando mi autoestima y empecé a desconfiar de mis capacidades, él condenaba categóricamente cualquier minúsculo error que yo cometiera y luego argumentaba que se preocupaba porque yo fuera una buena profesional, en una actitud que incluso rayaba en lo paternal. Este patrón de contrastante entre villano y protector es muy común en el acoso y al ser tan ambiguo me generaba desasosiego no permitiéndome dilucidar si en verdad estaba ante un caso de acoso o no.

Alguna vez terminando de imprimir un informe y en vista de que nadie más estaba en la oficina puso su mano sobre la mía y me dijo “no te das cuenta que estoy enamorado de ti?” quede congelada en ese momento, termine mis tareas y me fui a casa poniendo un candado en ese evento y en mis sentimientos, solo tenía claro que debía procurar no estar a solas con él.

Tiempo después luego de un viaje al exterior, me encerró en su oficina con la excusa de organizar unos documentos, me entregó unos chocolates que había traído de esa comisión estampillando un beso en mis labios, lo miré estupefacta y salí de allí lo más pronto que pude, con taquicardia, frustración y rabia. Ese dia sali a almorzar con dos de mis compañeras más cercanas y finalmente decidimos hablar, a todas nos habían sucedido escenas similares con él, las tres habíamos sido invadidas de alguna forma.

En vista de que yo era una simple subalterna y él el gran jefe que estaba salvando la compañía de la quiebra, renuncie valientemente no sin antes decirle que sus actitudes eran supremamente molestas y que de verdad no entendia como podia declararme un supuesto amor. Bien por mi dignidad!, muy mal para mis finanzas, mi estabilidad laboral y emocional, estuve ocho meses desempleada con el agravante de que en cada proceso de selección al que me presentaba no podía explicar claramente las razones de mi renuncia, por vergüenza y porque no quería que ese suceso se convirtiese en algo determinante en mi perfil laboral.

Las secuelas…

Me siento un tanto culpable de lo que sucedió, nunca denuncie, jamás tuve las agallas en ese momento y hoy cuando me dicen que soy una mujer aguerrida, mi mente automáticamente viaja a ese momento y siento ganas de gritar que no se engañen conmigo, me condenó aún a mi misma. Esa experiencia marcó mi vida laboral a tal punto que la zona de confort de mi empleo actual es un refugio, soy mala buscando empleo, no confío plenamente en mis capacidades y me doy garrote, lo que se mitiga con que ahora tengo la tranquilidad que me brinda trabajar para una institución con excelentes políticas de bienestar, en donde el respeto prima sobre lo demás y dado que soy un poco adversa al riesgo, prefiero no aventurar en un empleo en donde de pronto goce de un mejor salario, más crecimiento o satisfacciones profesionales pero en el cual me pueda ver envuelta nuevamente en situaciones de acoso laboral o sexual, no me siento en la capacidad de tener un cargo de poder, a esto se suma que soy un ser humano que ama el arte y dar órdenes es para mi incomprensible desde una visión antropológica propia en la cual valoro al individuo como un todo, no como una herramienta de trabajo, algo que se aleja de mi formación académica del pregrado, por esto he tenido serios encontrones con la ciencia que elegí como profesión.

Me torturé mucho pensando en cómo hubiera podido adquirir las pruebas de que estaba siendo acosada, porque como en toda investigación legal debe existir un acervo probatorio y en este caso, en una época en donde no existía la tecnología de hoy, la labor de recolectarlas habría sido titánica  tanto, como recrear una película de espías de la guerra fría, con grabadoras de periodista escondidas en la ropa y con un micrófono pegado con cinta a mi cuerpo, algo absurdo ! Y luego, está el proceso judicial en sí mismo: el escarnio público y el dolor de dos familias que enfrentan la duda hacia los actos y la ética de sus seres queridos… odios, amenazas, lágrimas, costos de honorarios de abogados, en fin …

¿Qué hubiera sucedido de haber tenido la oportunidad de ir a un psicólogo entonces? ¿qué sería de mí si hubiera adquirido carácter en ese momento?. Fui criada de la mejor forma, con algo de malicia si, pero con muy poco carácter y capacidad de expresión, cuando era niña debía saludar de beso en la mejilla a todo el mundo así no tuviera buen feeling con alguna persona, no debía ser grosera ni maleducada, quien tenía el deber de protegerme era mi mamá y jamás me enseñó a “parar” a nadie o a cantarle la tabla, mi madre es una mujer excepcional pero que creció al interior de una familia donde quienes ejercían el bullying eran sus propios hermanos, ella siempre fue una mujer muy timida que encontró en mi padre no solo a su pareja sino a un amigo que la empoderó y le dio alas.  Soy una persona tranquila que le gusta vivir en armonía, tal vez por eso y apesar de esa mala experiencia de acoso que relato sigo sonriendo todos los días en mi trabajo, me gusta hacer amigos y dar consejos.

Vuelve y juega …

La vida me volvió a poner en una situación de acoso años después pero no sexual (menos mal) pero si laboral, esa vez mi superior era mujer, el caso llegó a tal punto que fui demandada por un documento que ella me indujo a firmar por medio de un reiterado acoso que se mezclaba con una actitud de condescendencia femenina (nuevamente el patrón verdugo – protector), en esta ocasión me armé de mis conocidos en el sector en el que trabajo y entonces logré ser contratada en otra empresa.

No soy amiga de vivir en el pasado y aunque si fue un hecho bochornoso en ambas oportunidades, especialmente en la primera, he decidido aprender de la experiencia, tengo una vida sentimental y sexual excepcionalmente plena.

El acoso sexual no tiene nada de erótico

Me gusta ser admirada, lo reconozco!, pero cuando me arreglo y me pongo una minifalda, un perfume o un labial rojo lo hago para sentirme bien y cómoda conmigo misma, no es para conquistar a nadie y menos en el trabajo, si mi indumentaria o lo que soy causa interés en alguien pues me sentiré halagada, claro está! pero no tengo por que obligarme a asumir ese interés y por tanto permitir insinuaciones fuera de contexto. Ahora tengo claro que cuando era tan joven no quería pecar de mojigata, pero la verdad, sortear comentarios con tintes sexuales es algo que se aprende con el tiempo, mucho tiempo.

El erotismo es un mundo repleto de matices hermosos, que por eso, lo denominamos “el Olimpo” en este blog y sus protagonistas son los dioses que nos respetan, nos hacen sentir diosas y nos elevan, por otra parte, el acoso es una actitud soez y desprovista de magia, más cercana a lo que sería el inframundo, no se construye entre dos como en el erotismo, por el contrario arrasa la libertad ajena en una actitud agresiva, que lanza un ataque unilateral por medio del poder o el asalto a alguien que no entiende que está siendo invadido.

Al tratar de desahogarme en un nuevo empleo y relatar lo que viví con mis compañeros  generalmente la respuesta -y digo general porque es de hombres y mujeres por igual- es de risas e incredulidad, es frustrante recibir esa retroalimentación ante algo que generó tanto dolor. Entonces, esto me ha permitido establecer reglas de vida y de comportamiento propias, de allí, y pese a ser open mind (mente abierta) tengo como regla no involucrarme con personas del trabajo. Mi olimpo está en otra parte, en donde transcurre la vida que me llena, en mis aficiones, en lo que me humaniza.

El perpetrador del acoso sexual falleció el año pasado, me avisó otra de sus víctimas; nos hicimos grandes amigas después de compartir la experiencia. Hoy por fin abro mi corazón para contar esto y escribirlo me libera inmensamente. También, esta es una deuda con mis compañeras que fueron acosadas por él y con tantas otras mujeres que han permanecido calladas por años.

Asi que como escribí en Twitter el dia que la noticia del Defensor del Pueblo salió a la luz “El Acoso Sexual en Colombia SI EXISTE” y lo peor es que en un país que está luchando por la paz y la igualdad esto sigue siendo un tema que se trata con folclor, risas, incredulidad y juzgamientos a priori… ¿estaremos preparados para dar el debate algún día, desde la sinceridad y el respeto mutuo de género?, o seguiremos observando la bien intencionada ley 1010 de 2006 como un sueño inaplicable o una herramienta no de administrar justicia, sino de manipular la opinión pública e incluso en ocasiones de ejercer presión haciendo ver como verdugos a personas inocentes, porque ese escenario también es posible rayando en lo perverso.

Me gusto mucho esta editorial y por eso les comparto este link http://www.elespectador.com/opinion/lecciones-de-una-renuncia
Un Beso enorme y como seimpre espero sus comentarios, esta vez tuve la colaboración de un dios que me organiza las ideas y me ayuda a desarrollarlas, CONSUS* encontrarte ha sido un tesoro !

 

*Consus o Conso era, en la mitología romana, el dios protector de los cereales y los silos subterráneos (por lo que era considerado un dios ctónico), y como tal era representado por una semilla de trigo….Servio (En., 8:636): «Consus es sin embargo el dios de los consejos» (Consus autem deus est consiliorum).

Posted in El Mundo de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , , , , , , ,

noviembre 4th, 2015 by V & A

Por: Venus

viene de: El afán de vivir y por el sexo 

Prologo : En algún momento Mercurio lleva a Venus y amigas a una presentación de un grupo musical conformado por un primo suyo y otros tres interpretes; la banda era de Ska y el cantante, bajista y compositor le fascino a Venus, su nombre: Vervactor, ella siempre tuvo afinidad por los músicos y entre más excéntricos, auténticos y diferentes, mejor aún, era ese despertar al arte, a repensar la vida de manera distinta, porque en su imaginario los músicos eran románticos y sobretodo divertidos. 

Con Vervactor estuvo saliendo un tiempo porque Mercurio organizo todo y terminó presentandoselo, aunque Venus odiaba los métodos directos de su amigo al develar los gustos secretos de sus diosas. Él, era un dios diferente, muy intelectual y tenia todos los atributos de un artista que a Venus desvelaban; sin embargo,  a pesar de todos los besos que se dieron, los roces, el deseo notorio entre los dos y de las divertidisimas tertulias, él se esfumo por la misma razón de siempre: ¡era muy niña!, pero lo curioso es que hoy y pese a ser de mundos tan diferentes todavía se charlan de vez en cuando, no siendo así con el protagonista de la historia que sigue a continuación y eso tiene una lección importante que se debe descubrir. 


Sucedió una noche de rumba como era de esperarse, Trivia estaba filtreando con su vecino del apartamento de de abajo, porque ahora vivía con Ceres en la zona más bohemia y rumbera de Roma … Claus (el Vecino) observaba a Trivia cuando regresaba del colegio y ella coquetamente le mandaba mensajes cifrados, lo miraba a los ojos y caminaba delante de él con sus hermosas piernas en la falda de colegiala, ondeando su larga cabellera de amplios risos que seguro lo dejaban sin aliento, esto lo hacia a propósito,sin duda. Así que, finalmente logra que Claus y unos amigos suyos se unan a la rumba del vienes, famosa entre el ‘harem de Mercurio’.

Fueron a su sitio de encuentro habitual cerca de la casa de Ceres y Trivia, esa noche Venus llego muy arreglada, luego de ir a su casa; despojarse del uniforme y esconder su rostro de adolescente bajo mucho maquillaje que incluía un labial muy oscuro para simular una maldad que le quedaba grande. Estaba feliz de saber que Trivia había logrado su cometido de darse una oportunidad de conocer a su vecino. En el lugar eran ya famosas por rumbear hasta tarde, esta vez estaban sin Mercurio … y esto se debía a que estaban de conquista, porque a decir verdad él a veces era un poco celoso y controlador con ellas.

Eran dos lo amigos de Claus: Iwan y Chane. Iwan era muy divertido, el propio cuenta chistes de todas la reuniones a las que asistía y ese día, luego de simpatizar con las amigas de Venus y de bailar con ella, le da un beso… ¿que sintió Venus? es imposible de definir, no sintió emoción, no sintió química, no sintió mucho, solo pensó: ‘ok es normal, supongo que así es que dos personas se conocen’, había racionalizado a tal punto sus sentimientos para apenas tener 17 años, la etapa romántica de su vida adolescente había sido cercenada por lo menos temporalmente de su alma, ya la atracción no estaba dentro de sus prioridades, solo sentirse medianamente bien y ser atendida como diosa -como lo hacia su padre-, las mariposas en el estomago se habían muerto tras las historias inconclusas con Saturno y Vervactor, había alcanzado un momento de baja autoestima y creía no merecer ese sentimiento único de la conquista y la fascinación.

Saturno le hizo ver que empezaba un nuevo tiempo, pero, no tuvo el valor o simplemente no quiso acompañarla porque llegaron momentos turbulentos y llenos de dudas. Por otra parte, Vervactor le permitió cuestionarse existencialmente y cosechar nuevas ideas, él mismo estaba haciendo una elaboración de su vida en donde el arte se transformaba en un instrumento con el cual buscaba y encontraba su destino. 

Iwan, que no era un hombre agraciado y mas bien un tanto obeso, que reflejaba más edad de la que realmente tenia, quedo encantado de poder besar a Venus y a la mañana siguiente llega a casa de Ceres y Trivia a preparar desayuno para todas, eso si, era un cocinero experto!, característica que junto con su buen humor, encubría su condición de plebeyo. Luego acompaña a Venus a su casa y se despide nuevamente de ella con un beso que ella ya sintió más familiar … y así, de un momento para otro Venus tenia un novio oficial!, un novio que la llevaba y la traía, que le regalaba muñecos, la invitaba a cine y a cenar, un novio que trataba de comprender su amor por la música y el arte, aunque en realidad era bastante básico intelectualmente, pero también era un novio que la celaba enfermizamente, la sobreprotegia y la asfixiaba, aunque ella no fuera consciente de eso, porque al ser tan inexperta y aún una colegiala, pensaba que la posesión era normal en una relación de pareja. 

El construiría el camino de acceso a la virginidad de Venus, que ella por si sola llevaba varios meses trazando y limpiando de obstáculos; permitiéndose sentir lo roces de Iwan por debajo de su blusa, también se dieron esos simulacros con ropa encima en donde frotaban sus cuerpos y se calentaban hasta no poder más, es precisamente en uno de esos episodios cuando Venus le dice: «Iwan creo que merezco que mi primera vez sea especial, he escuchado tantas historias de esto y de verdad, quiero que la mía sea diferente». 

… y fue muy diferente!, porque Iwan que se sentía ya su dueño y no quería perder el privilegio de ser el primero, separaría una noche en un hotel 5 estrellas y le diría que se pusiera muy linda como si fueran a una fiesta de grado, tenia ella un hermoso vestido azul oscuro inspirado en uno que uso Drew Berrymore en  la película Poison Ivy, ese fue el atuendo que eligió para la ocasión, se miro al espejo por ultima vez como virgen y sonrió porque se saldría con la suya, era una diosa caprichosa, pero eso si, totalmente comprometida con sus empeños y esa noche, era una elaboración muy suya. 

images

Llegaron al lugar en el centro de Roma y tomaron Champagne, la suite estaba decorada con rosas blancas, todo estaba muy bien dispuesto, Venus memorizo todo, hablarían un rato y luego… por fin sucedería lo que había estado esperando por largo tiempo: primero le quitaría el vestido lentamente y le besaría el cuello y la espalda, para luego tenderla en la cama de blancas sabanas, como ella no tenia experiencia simplemente se dejaría llevar. El fue muy caballero e iría lentamente hasta donde ella lo permitiera, para finalmente, develar ese misterio que celosamente guardan las niñas y dar así ese primer paso que es importante tanto para hombres como para mujeres en la vida, aunque para ellas por cultura y en esa década de los 90 se tornaba tan trascendente y envuelto de oscurantismo que era motivo de negación y vergüenza. 

Aunque claro, también le dolió un poco, era tal su afán, sumado al altísimo umbral del dolor que siempre la ha caracterizado que fue capaz de obtener 3 orgasmos esa noche, algo extraño para una virgen, tal vez porque se masturbaba todos los días o porque de tantas ganas lubrico muchísimo. Incluso Iwan quedaría con dudas de que esa fuera realmente la primera vez de Venus, pero lo importante es que para ella, a conciencia, si lo era y que con la luz apagada se imagino cualquier cantidad de amantes que había deseado durante su vida, incluido Saturno claro esta, su deseo por él trascendía el tiempo y el dolor de su alma, se odiaba un poco a si misma por eso. Fue infiel de la peor forma posible: en su mente, desde el principio mismo de su iniciación sexual.

Su primera penetración más que una entrega sumisa como suele catalogarse, fue un reencuentro con sigo misma, una conexión con la auto complacencia que ya tenia descifrada, fue místico, porque ese espacio cuyo portal era su vulva esperaba ser llenado con ansias; sintió tanta excitación y fascinación por lo que experimentaba su cuerpo que el perpetrador de esa primera penetración paso a un segundo plano, él se convirtió solo en un instrumento, ella era en cambio la protagonista y sentía como su propio cuerpo interpretaba una melodía exquisita con acordes rítmicos y profundos que subían por sus muslos, su cintura y su pecho generando calambres en sus brazos y cosquillas en su cabeza, algo que jamas había sentido. Como cuando te desvelas para ver un amanecer –lo que aconteció en el pasado hablando con Saturno– y disfrutar cada uno de los colores del horizonte develando su esencia única, dando inicio al nuevo día, un día lleno de placeres, un domingo que se muestra ante ti en una excursión en la que depones tus temores y entonces, empiezas a caminar con seguridad delante de todos.

Si era o no amor?… ya dos décadas después es imposible de definir y entender, porque la concepción del amor cambia y las necesidades de Venus han evolucionado, simplemente esa noche dejo de ser una crisálida, se daría cuenta cuanto le gustaba el sexo y aprendería que debía enfrentar en su vida muchas cosas para que su satisfacción entendiera que construir sentimientos era muy diferente a sentir placer. 

Porque Iwan no es un dios?… porque no estaba al nivel intelectual de Venus, porque por más que se esmerase, la familia y los amigos siempre dirían «y que carajos hace Venus con este tipo?», pero sobretodo; porque era tan osado que pretendía poseerla y cambiar su destino para casarse con ella a una corta edad y entonces, ella ahora seria una mujer diferente: frustrada, anónima para si misma y tal vez amargada. No era que él no la amara, tal vez si, pero para amar se necesitan dos y a esa edad Venus no sabia amar, solo buscaba experiencias, dejar de ser virgen, quería encontrar placer, descubrir que se sentía rosar la piel de un hombre y sentirlo dentro de si. 

Su mamá se daría cuenta de que su niña ya no lo era, esculcando en su cuarto y encontrando las pastillas anticonceptivas y lloraría amargamente e incluso se lo contaría a su padre -¿PORQUÉ?!!-, eso es algo que le duele a Venus cada vez que lo recuerda y ahí si siente una puñalada en el corazón, porque no había necesidad del cónclave en donde sus padres la confrontaron y la hicieron confesar su ‘pecado’, un evento bochornoso y lleno de vergüenza para ella, no era imperativo que luego ellos le dijeran a Iwan que debía casarse con ella, porque además ella responsablemente había optado por cuidarse desde el principio, siempre pensó en el sexo como algo opuesto a la maternidad y tenia claro que su apuro era netamente fisiológico y que no quería correr el riesgo de quedar embarazada, detestaba ser valorada por su virginidad, aborrecía ser tratada como alguien diferente y manchada cuando para ella misma solo había sucedido lo que había buscado. No se sentía diferente, curiosamente ahora se sentía más mujer, dueña de si y más completa.

Iwan le regalaría dos discos de Fito Paez a Venus así que esta es la canción más adecuada, pensando en sus padres y sus principios de sutil emperador…

Fito1

Menos mal su padre sobrepaso ese dolor con altura e inteligencia -muy propio en él- haciendo lo imposible porque en la universidad las Parcas entretejiesen un destino diferente para su Venus y empezó a aceptarla como una hija independiente y que se adueñaba de si misma e incluso la empezó a admirar secretamente como una producción sofisticada de esta nueva generación, se haría un defensor de las libertades de lo femenino  … pero eso, hace parte de otra historia!… 

Venus

Codigo Cronologico: NA18

*Vervactor: ayudante de Ceres que transforma la tierra en barbecho

Posted in Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Para visitar a Venus & Afrodita debes tener más de 20 años!

Por favor verifica tu edad

A %d blogueros les gusta esto: