Category: El Mundo de V&A

agosto 31st, 2020 by V & A

¿Qué hay con el trío que tanto enloquece?

Es la fantasía erótica que ocupa el tercer lugar en el ranking de ambos sexos. Al parecer estamos de acuerdo en que luego de cumplir con los fetiches sumisos y con algunas exploraciones como la bisexualidad o vencer el temor a lo desconocido, lo que deseamos es ampliar el círculo e invitar al festín a alguien más.

Morena mía
Voy a contarte hasta diez
Uno el sol que te alumbra
Dos tus piernas que mandan
Somos tres en tu cama tres, tres[1]

Pero trío necesariamente implica que uno de los dos géneros está en ventaja, por lo menos numérica. Los hombres deliran por tener a dos mujeres y sentirse poderosos, a quien no se le eleva el ego con un par de mujeres dispuestas a satisfacerlo en todo. Conozco quienes tras experimentar un trio M-H-M jamás volvieron a ser los mismos, su umbral de la excitación cambió a tal punto que, para entrar en calor deben evocar a alguien más en plena acción, deben recrear sus experiencias de trio o solo pueden tolerar ir a la cama con mujeres que sean abiertas a la posibilidad de tolerar tal voltaje.

El trio-adicto es un semental buena onda pero muy proclive a al hedonismo. Incluso podría afirmar que tiene una tendencia un poco macabra a forzar situaciones de trio sin contar con la opinión de alguna de las partes. Esto podría herir a alguien porque si vamos a una fiesta queremos saber exactamente a qué temática nos enfrentamos; no es justo pensar que estamos en milonga y que nos salgan con un toque rockero súper pesado y hardcore con gente que estruja por todas partes.

Pero también nosotras podemos ser crueles y hacer que esa experiencia tripartita no sea tan magnífica. Ya en situación, sucede que ellas solo se dedican a sí mismas, denotan cierta aversión por la testosterona o posan de hiper insaciables;  es posible que la víctima con solo escuchar la palabra “trio” en el futuro sienta náuseas y entre en depresión. 

En gran medida, la actitud con la que vamos al trio es determinante, todos los intérpretes deben hacer lo necesario porque los demás estén bien. Mujeres con una tendencia homosexual marcada no disfrutaran sino de la parte que les compete, es decir la otra chica, y si bien es cierto que ver a dos mujeres en una situación erotica prende mucho a los varones, tambien sentirse excluidos de plano y quedar al margen de la mera observación es algo solo algunos pocos voyeuristas quieren experimentar.

Como todo en erotismo hay que buscar el equilibrio y poner claras las reglas de juego desde el principio. 

“Un, dos, tres, un pasito pa’ lante María… 
Que si te la bebes de seguro te va a matar”[2]

Hay quienes afirman que cuando son ellos los que tienen la ventaja numérica todos ganan, a la larga, una hembra alfa  complaciente puede atender a dos hombres sin problemas. Creo que el H-M-H es perfecto para aquellos hombres seguros de sí mismos, con cierta proclividad a la dominación y que saben comunicar muy bien lo que buscan de la experiencia.

Pero este trio 66% varonil causa tantos tabúes que incluso los chicos muy amantes de tener a dos mujeres lo desechan de plano -mmm un poco ventajosa y machista esta actitud-. ¿Será el eterno miedo a ver otro hombre desnudo? ¿Porque siempre se imaginan lo de las espaditas?. Muy pocas mujeres se atreven a confesar su deseo de experimentar con dos hombres como ellos lo hacen tan abiertamente respecto a dos mujeres; son tildadas de garosas, insaciables, mujer fatal y de ahí para adelante. Pero el umbral del placer para nosotras en un trío con dos hombres la verdad vale la pena para recibir toda esa clase de señalamientos. Porque cuando de mujer tienes toda la atención centrada en ti, ahi es cuando empiezas a sentirte realmente una diosa poderosa. 

Pero teniendo en cuenta que estas disertaciones mías se basan en la premisa de que debemos correr los límites y en erotismo tenemos que explorarlos sin incluir la típica frase de “no lo haría… porque no”. Entonces pasemos al umbral mental donde todo se recrea. Imaginar el ejercicio de un trío en la práctica con detalles y sin reprimirnos es una buena manera de poner a prueba nuestra imaginación, nuestro morbo y nuestros deseos. De pronto en un momento dado nos encontramos súper excitados disfrutando del guión que llevamos en nuestra mente. Sincerémonos no me digan que no es maravilloso imaginar una interacción con más de uno, el reto de complacer a dos y finalmente, en la práctica del sexo, felices los tres.

Un abrazo y nos vemos en AMIGOS CON DERECHOS este viernes.

Venus

Posted in Reflexiones cotidianas Tagged with: , , ,

noviembre 19th, 2019 by V & A

Fui criada a punta de música clásica, eso hizo que elaborara mis gustos musicales desde niña y lejos de darmelas de erudita por eso, es un hecho que la oreja si se entrena cuando a los ocho años, después de dos compases de la novena sinfonía, tu padre te reta y te pregunta: “¿hija qué es eso que está sonando? ¿quién lo compuso?”, papá entraba luego del quizz en disertaciones sobre el talento, genialidad y la dedicación de los músicos, sobre la vida de los artistas que estaba marcada por el sacrificio y el amor a su oficio -por lo mismo y con el ánimo de protegerme,  no me permitió estudiar nada en el ámbito creativo-.

También era una escena normal ver a mi papi boquiabierto ante el cantar de una voz femenina en una ópera o un recital, incluso podía vislumbrar sus ojos aguados de fascinación y a pesar de que mi progenitor cantaba bastante mal y jamás logró sacar sonido de algún instrumento musical a aparte de poner la aguja en el su tocadiscos o poner a andar el CD player, o el deck, lo cierto es que era un melómano consagrado. El amor a la música nos unía profundamente, más allá de los límites de la relación filial.

De alguna forma el arte era ese espacio en que él me dimensionaba como un ser humano super romántico, sensible e incluso, por qué no, esto le permitió tener indicios de mi naturaleza hipererótica,  nunca lo charlamos a ese nivel, pero intuyo que era consciente de haber  creado un pequeño monstruo adicto a la música, las letras, las formas y a la estética, que incluso se excitaba con un buen acorde o con la armonía de lo bello percibido con cualquiera de sus sentidos y que no requería que una canción tuviese liricas explicitas para despertar mis más bajos instintos.

Estudiando economía, la vida me dio un vuelco cuando ingresé al coro de mi alma mater, por primera vez estuve conectada con lo que me hacía soñar y podía olvidarme de fórmulas, gráficos y teorías de oferta y demanda, nunca fui tan libre como entonces. Mi voz, a la que a veces le doy tanto garrote, me permitió tener un espacio propio, una hermandad diferente a la académica, en donde no había competencia, solo camaradería.

En el coro me deleitaba escuchando las voces de mis compañeros  y alcanzando yo misma notas muy altas en mi calidad de soprano, notas que a veces se me escapan cuando tengo un orgasmo. Los hombres con voces graves siempre me han causado una gran curiosidad, creo que asoció su registro sonoro con misterio y peligro. Los tenores en cambio me generan un ambiente más cómodo, más conocido. Las contralto por su parte siempre tan dueñas de sí mismas, encantadoras y mágicas.

Nuestras charlas en la coral  siempre involucraban música, alcohol y experiencias sexuales contadas con detalles, muchas de aquellas con nuestros compañeros cantantes. Aunque solo al final de esta experiencia universitaria conocería a Orfeo en mi alma empezó a gestarse un amor por el Rock y el Pop, estos géneros se convirtieron en la contemporización de lo que mi papi me había inculcado con sus acetatos y sus charlas de mundos cultos europeos; de sinfónicas, filarmónicas, directores y conservatorios de excelencia suprema al otro lado del mundo, que para mi, eran algo así como un Valhalla al que solo accedían dioses iluminados (la verdad, todavia pienso eso).

Rock y Pop pues son mi traga maluca para siempre ¡AMÉN! y ¿como no?, El Rock emana sexo y erotismo excelso, no hay nada más delicioso que ver a un cantante con el torso desnudo en el escenario, ¡eso si es adrenalina pura!; rememorar a ese Axel Rose de Otrora con su melena rojiza y esas notas altas en falsetes que más parecían la conmemoración de un climax. Pasemos al baterista, todo un bárbaro (ricuara pura), la personificación misma de “Animal” de los muppets …grrr, tatuajes en los brazos y unas piernas que aunque no se vean en escena si destilan todo su poder percutivo, es decir, uno de esos polvos que son como una rafaga de pasión incontrolable y rítmica. Finalmente mis favoritos: el guitarrista o bajista, delirio y metáfora; esos hábiles dedos sobre la guitarra o el bajo son ¡todo para mi!, ¿cómo es posible que exista tanta belleza en el mundo?, esos dedos en el mástil, digitando cejillas bien colocadas, con expresión de demonio en el rostro, luego, las mismas manos en el micrófono, echandose la cabellera hacia atrás …ahhh y en mis fantasías, sobre todito mi cuerpo.

Cuando los hombres se sorprenden porque nos gustan los mechudos, no tienen idea de las connotaciones eróticas que el rockero tiene en nuestra psiquis o tal vez, lo saben y entonces se sienten aturdidos e intimidados por ello. El fetiche del rockero en el escenario es difícil de derrocar, por esa adrenalina estuve casada cinco años con Orfeo, cantando en una banda de rock sinfónico en mi versión mas gótica, pero me di cuenta que amaba más las manos de Orfeo en la guitarra que orquestando mi vida (como siempre esto es parte de otra historia por contar).

El pop podría considerarlo menos celestial, un poco más mundano tal vez, pero no por eso menos sexy. Como no amar esas coreografías llenas de poder hormonal, sudor y jadeos o las baladas pop siempre adictivas y desgarradoras. Ni qué decir enttonces de esas colaboraciones promiscuas con con Soul, R&B, Rap y hasta Reggae.

Debo confesar que fue George Michael quien inspiró las primeras veces que me brinde autosatisfacción, con su barba de tres días repitiendo “I want your sex” “For just one moment, To be bold and naked, At your side” “Let’s go outside…I know you want to, but you can’t say yes”… ohhh yesss!.

¿Porqué escribo todo esto?, porque quiero que quede claro que cada cosa que construimos en la vida tiene una relación directa con nuestra sexualidad, para mi nunca es suficiente escuchar una canción que me encanta solo una vez y siempre estoy ávida de conocer nuevos sonidos, por eso es bueno hacer el esfuerzo de escuchar buena música, está bien tener nuestros gustos incluyentes, diversos y populares. Pero, cada vez que abras tu youtube o servicio de streaming déjate llevar por sonidos diferentes a los que estás acostumbrado, es como en el sexo: ¿piensas morirte sin explorar amantes que tal vez te puedan sorprender?: unos afinados, otros no tanto, unos con ritmos pegajosos, otros un tanto más profundos y elaborados; los que se escuchan solo una vez porque suenan muy vacíos y facilistas … y esos otros, los de Grammy, que inundan nuestra memoria y que queremos repetir una y mil veces para encontrarles todas las sensaciones.

El erotismo será siempre como la gran sinfonía de nuestra vida con sonidos adecuados en su mayoria y otros de pronto no tanto, así que démonos la oportunidad de vivirlos, de escoger los instrumentos cuyos notas más nos hacen volar.

Así como se suele decir que somos lo que comemos, yo creo que íntimamente somos lo que escuchamos, entonces tengamos cuidado con tanta grasa saturada y tanto carbohidrato que nos puede indigestar,  o peor, intoxicar nuestra conciencia erótica.

Epílogo: Literalmente busque por todo el mundo una obra denominada “El Trino del Diablo” de Tartinni para regalarsela a mi melomano padre, desafortunadamente la vida me dio una gran lección cuando él falleció pocos días después de haber logrado conseguirla y de habersela traido de un viaje… Pero el legado está vivo y la fascinación por la buena música, por los sonidos como instrumento de placer no me abandonará jamás.

Aqui unas frases en torno a la música, mi inspiración, de donde salen todas mis ideas:

⟪Siempre pienso en música y la música llena mis sueños de día: puedo ver mi vida en términos de música y  de ella sacó gran parte de mi alegría⟫. ALBERT EISTEIN

⟪Una ventaja que la música tiene sobre la poesía es que mientras el poeta se pasa horas y días en convertir en mágico el material del lenguaje, en la música el material ya es mágico⟫. JORGE LUIS BORGES

Como siempre espero que no me priven de leer sus comentarios … besitos todos 💋💋. Hoy no me extiendo en saludos, solo te espero a ti Black Unicorn, comentario para esta diosa ¿o qué?.

VENUS

* Título inspirado en la canción “Blood Sugar Sex Magik” de los Red Hot Chili Peppers: https://www.youtube.com/watch?v=32T4CvR8uuM

Posted in El Mundo de V&A Tagged with: , , , , , , , , , , ,

octubre 27th, 2019 by V & A

Proviene del griego kleitoris ‘pequeña elevación’, procedente del verbo klinein ‘inclinarse’, que también está en el origen de clínica (v. clínico*). A pesar de la milenaria antigüedad del término, no es casual que el primer registro en castellano date del siglo XVIII, en el diccionario de Esteban de Terreros. Durante los diez siglos que duró la Edad Media y, probablemente, durante algunos más en la llamada época moderna, la cultura árabejudeocristiana ocultó la existencia de esta parte de la anatomía femenina por su vinculación con el placer sexual, considerado un pecado, puesto que el sexo debía servir sólo para la procreación. Sin embargo, la literatura medieval y la abundante documentación histórica disponible sobre el tema nos enseñan que la naturaleza ha sido indomable en todas las épocas y que la sabiduría de los doctores de la Iglesia nunca llegó a acallar los suspiros de placer, que podían oírse en las noches del Medioevo como en todos los tiempos. En su novela El anatomista, el escritor argentino Federico Andahazi cuenta la historia de Mateo Colón, un anatomista del Renacimiento que no por azar lleva el mismo apellido del Descubridor. El personaje se enamoró perdidamente de una prostituta veneciana y, buscando una pócima que le permitiera conquistar su amor, acabó por descubrir la existencia del clítoris. (http://www.elcastellano.org/palabra/cl%C3%ADtoris)

Y ya que clítoris tiene raíz griega le dejaré a Afrodita el placer de usar esa palabra más abiertamente. Cabe aclarara que la fascinación por mi clítoris fue mucho antes que mi fascinación por el sexo masculino, por tanto lo que viene a continuación fue por decirlo así el «prefacio de Saturno». 

Lo descubrí temprano a los 6 tal vez, fue mi propia exploración personal la que lo encontró y la que se deleitó en algún momento rozandolo, estoy haciendo memoria … sentía que era una herida abierta, una protuberancia en carne viva, una puerta mística a un mundo doloroso, dolorosamente cautivador, candente y emocionante.

Cuando veía bebitas a las que les cambiaban el pañal me causaba curiosidad que estuviera tan escondido dentro de los pliegues de sus infantiles vaginas, incluso llegué a creer que solo yo lo poseía, el mio mas bien parecía una mueca, una lengua afuera, porque era tan rojito, tan mío, tan pícaro y tan rebelde, sin duda rompía el molde de lo conocido hasta mis tiernos 7 u 8 años.

Recuerdo hacer conciencia de su presencia en varios momento del día a día  bien fuera contemplándolo en el baño o rozándolo por encima de mi ropa. Le preguntaba: ¿qué eres? y ¿qué haces aquí? a parte de despertarme una curiosidad loca en una parte de mi cuerpo que debe estar cubierta por sus panties las 23,5 horas del día, excepto para tomar la ducha diaria en la mañanas o para ir al baño . Ahí estabas frutilla silvestre, pedacito de carne fresca, eras testigo mudo de mi vida y participabas tímidamente en actividades como saborear el morbo de ver escenas de besos ardientes en  TV, empezaste a manifestarte suavecito, casi inaudible … y un buen día, ¡despertaste a gritos! cuando viste la escena de una garota bailando en Rio de Janeiro. Algo me dijo que ella solo podía bailar así porque estaba conectada con su propio botoncito para lograr que los hombres, incluidos mis tíos y primos que también veían la nota corresponsal del noticiero en el carnaval de Río quedaran con esas caras de idiotas viendo a la bailarina en cuestión, mientras mi abuelita abría los ojos y decía entre dientes “viejas impúdicas» y se paseaba por en frente del TV para atajar la ráfaga de sexualidad que estaba emanando de tremenda imagen. Mi conclusión inequívoca esa noche fue que definitivamente había que establecer una relación especial con él botoncito para aprender a danzar … y ya ¡nada volvió a ser igual en mi existencia!.

Aquella noche explore por primera vez  mi sexualidad, sola, aquí no hubo nada forzado, ni perversiones de nadie, diferentes a las propias, venidas quizás de mis ancestros.  Yo misma me baje los panties en un sitio diferente al cuarto de baño , en mi cama, y ayudada por la textura de alguno de mis muñecos de peluche me di a la tarea de reclamarlo, de acosarlo y de sentir hasta dónde era capaz de llegar, al principio ardia, luego sentí una cosquilla, más tarde un espasmo y finalmente hubo un orgasmo que me dejó perpleja pensando “acabo de traicionar a mi madre, Dios debe tener cara de reproche en este mismo instante» fue placentero pero también experimenté algo que si no era depresión se le parecía un montón. 

Me evadí durante días, en realidad me condene por haber accionado el botón desconocido, pero cuando se prueba una droga tan potente inevitablemente se vuelve a ella, asi que termine reincidiendo y cada vez con  mayor frecuencia, probando todas las texturas que podía: algodón, seda, mis dedos secos, mis dedos húmedos… igual la culpa posterior al clímax me acompañó durante años.

Luego cuando mi hermana estaba estudiando comportamiento y salud supe que mi “vicio” tenía un nombre y que además se decía que quitaba energías a quienes lo consumían e incluso podía dejarlos tarados, que era un comportamiento malsano y vil y volví a la depresión, ¿en que momento me había vuelto una delincuente? ¿En qué momento había deshonrado mi hogar y mi cuerpo?  ¿En qué momento dejaría de ser una dura para las matemáticas y empezaría a verme demacrada, estúpida y con apariencia de zombie?, ¡De razón era tan flaca!, ¡de razón mis senos eran tan pequeños!. Además, era un comportamiento predominantemente varonil, ¿será que en el fondo era un hombre y no lo sabía ? Todo en mi vida cobró el sentido de la culpa y la condena.

Pero un buen día, después de haber perdido la inocencia y saber de oídas de que se trataba el sexo dije como la canción “If it makes me happy, it shouldn’t be that bad” y me dedique al exorcismo: cada vez que hacía uso de mi botoncillo me inducía a pensar “no pasa nada, es mio, no de mi mamá, Dios debe estar ocupado en asuntos más importantes como la guerra fría o la hambruna en áfrica, así que que verme tocarme no es relevante para el todopoderoso, me siento feliz” y si que soy feliz sintiéndolo, tocándolo, sabiendo cómo lo sé  ahora que está diseñado para el placer, que es un regalo del mismísimo eros y que ahora lo están investigando a fondo y que realmente es un órgano que tiene hasta alas. 

El mío es único, es objeto de estudio constante para mi también, ahí tengo ubicada mi intuición y como mi gato me dice que o quien me hace daño y quien o que me hace bien. Y si Dios me lo puso le agradezco la ingeniería, en serio, ¡severa tecnología digital! Amo ser mujer gracias a él. 

Yo y mi botoncito del placer (asistente de redacción) estamos felices de escribir esto y dejarlo aquí para ustedes diosas, dioses y todo aquel que disfrute de leer algo tan mundano y tan real pero también divino. 

Besos a todos especialmente a Neptuno y al señor D, espero tu comentario con las mismas ansias de siempre. Otro besito intenso a Afrodita y su esposo los amo con locura. Parto mañana a reencontrarme con mi esencia y a visitar a una diosa que adoro.

Venus 

Posted in El Mundo de V&A, Reflexiones cotidianas Tagged with: , , , , , ,

septiembre 30th, 2019 by V & A

Un saludo a todos los que leen estas crónicas, mi vida ha cambiado mucho en el último año, oficialmente soy huérfana; despedí a mi madre a finales del año pasado, algo doloroso teniendo en cuenta el proceso de su enfermedad y el gran apego que tenía hacia ella, pero pensándolo bien, ¿que seria de quienes nos gusta escribir sin el dolor?. Mi historia se sigue escribiendo y yo debo recuperar mi esencia, volver a Venus, volver a la pasión por vivir, por escribir y como nos gusta a los escorpiones… resurgir de las cenizas. Esta crónica se la dedico especialmente a Afrodita. Gracias Mamacita por retornar a nuestra vida!

Y cómo esto debe continuar, aquí está precisamente la continuación de una historia previamente empezada, espero que encuentren gratos algunos cambios en mi estilo que serán evidentes. 

Me gustaria que pusieran a rodar el link de la canción “slave to love” en el justo momento en que aparezca y que sigan leyendo. 

Besos humedos.. 

Viene de: http://venusyafrodita.com/interpretando-blues-con-la-piel-hercules-parte-3/

Luego de haberse redescubierto en Hércules, la cotidianidad de Venus cambio, había faltado a sus promesas y había vislumbrado una tibia luz en su alma, esa esencia febril que la envolvía, rememorando la niña inquieta y apasionada de siempre, ávida por la búsqueda de lo prohibido, cándidamente arriesgada y dispuesta a todo por deseo. 


El héroe de la fuerza y la diosa del amor se observaban largamente en la oficina, hablaban con parpadeos se palpaban a metros, sus ojos se encontraban en el epicentro mismo de la tormenta de las dudas que se apaciguaba cada vez que  alguno tomaba el teléfono para teclear un nuevo mensaje:

Venus: ya no se que hacer, cada vez que te veo me derrito 
Hércules: Mi bonita, como soportar estas ganas que tengo de besarte toda
Venus: Hércules, si eres real entonces eres un regalo, un secreto que guardo. Si no eres real entonces te inventé y soy la más lujuriosa de las esquizofrénicas.   
Hércules: Amo acariciar cada centímetro de tu cuerpo 
Venus: Añoro tu rostro de placer que ya tengo grabado en mi memoria. Hércules: Ya no me gustas un chingo, ahora te quiero un chingo

Cada mensaje era un delirio acompañado de un mudo gemido impronunciable,   también lo era cada roce furtivo cuando se cruzaban en cumplimiento del deber, por breve que fuese, el corrientazo era suficiente para envenenar su razón, poner carmín en sus mejillas, sentir cosquillas en el vientre y fuegos artificiales entre sus piernas. Tenía memorizados sus movimientos, sus intenciones y su provocación constantes. Delante de ella, él se llevaba la mano al mentón, sonreía, se soltaba el rojizo y encantador cabello largo y luego lo recogía de nuevo, buscando el ángulo perfecto para hacer de Venus la única receptora de la lujuria dibujada en su rostro, permitiendo que tratara de leer la vocalización de alguna  palabra incomprensible, pero invariablemente seguida del voluptuoso rose de sus dientes contra su labio inferior que inmediatamente la hacía evocar suavecitos mordiscos al mejor manjar de chocolate blanco bañado en velvet, ipso facto disparaba su olfato femenino poniéndola en la tarea del sabueso buscando la huella de la esencia silvestre que descubrió en él aquel martes; tan suya, varonil y candente.

Cualquier día Plutón se despidió temprano de su asistente dejándola en su escritorio culminado tareas, porque iba a atender a alguna “amiga” que le iban a presentar.  Varios minutos transcurrieron entre uno y otro quehacer: ella tomó unos postits y un lapicero, desconfiaba de su distraída memoria; los papelitos amarillos eran lucecitas de alarma que la centraban en el deber. Inconsciente, llevó la pluma a su boca meditando aplicadamente: “solicitar el cheque de…”, “llamar a…”. Su responsable concentración se vio  interrumpida por el sonido de unos pasos entrando a su área de trabajo, rogó al olimpo en pleno porque ese andar no fuese el retorno inesperado de su jefe, cortó su respiración expectante y ansiosa, se giró atónita en torno al tap tap tap que se aproximaba cada vez más, entreabrió la boca con el lapicero todavía posado entre los labios, entrecerró los párpados para visualizar mejor lo que parecía ser la silueta de… un hombre muy conocido para ella.

Hercules, aminoró el paso y sonrió, su mirada chispeante e impenetrable con ella en la mira, estaba solo, no titubeo cuando se detuvo justo enfrente y apoyó sus manos blancas y varoniles en el escritorio de ella, la observó fijamente, sus cejas instalaron en su rostro una depredadora expresión, luego, elevo su mirada  y volteo levemente su cabeza haciendo una mueca en dirección a la oficina de Plutón. 

La invitación fue clara, ella se levantó de su silla, embrujada, él prosiguió delante suyo en la ruta indicada y extendió tras de sí su mano, reafirmando la propuesta, ella aceptó alcanzando la punta de sus dedos y apretandolos valerosamente en sinónimo de su infinita confianza hacia él. 

Ya de frente en el lugar en el que tantas veces ella había sido destruida moralmente, cerraron la puerta a sus espaldas, se encontraban justo en donde Plutón había vociferado contra todo lo humano y lo divino haciendo uso de un ego elevado en el pedestal del dinero, pero empobrecido, en últimas, por su falta de sensibilidad hacia lo terrenal en virtud de su fascinación por el Hades. 

(activar link)

Se vio en la necesidad de echar su cuerpo hacia atrás,  como consecuencia de la fiereza con la que él la asía de la cintura para atraerla hacia su cuerpo, él aprovechó esto para invadir de besos su desnudo cuello, bastaron solo unos segundos para denotar lo ansioso que se encontraba porque cada vez la apretaba más y más fuerte contra su cintura y su pelvis protuberante tibiamente anunciaba la intensidad reafirmada por el el ritmo de su respiración que iba en ascenso. Se olfateaban como lo hacían durante todo el día buscando en el otro ESE detonante, pero claro, esta vez con el acelerado ritmo cardiaco que envuelve el regocijo de haberlo encontrado. Como los cerillos contra el rastrillo de la cajita que los contiene buscando ser encendidos.

Ella avanzó rodeada por sus brazos en dirección del sofá, abandonando los zapatos de tacón alto a su paso y perdiendo altura, haciéndose más vulnerable y por ende sintiéndose más excitada. La frecuencia acelerada de las pulsaciones era evidente cada vez que sus pechos se estrellaban en cada beso, era una especie de ritual en el que estaban significando que Plutón nunca jamas tendria sus almas que volaban clandestinamente cada vez que se encontraban, porque  compartían el mejor de los secretos; de respiraciones entrecortadas, roces llenos de adrenalina en su sexo y palpitaciones paralizantes en su razón. 

Hércules podía tener a Venus sin mentiras, sin velos , sin manipulaciones, por la sencilla y basta razón de ser quien era, ¿acaso existía una explicación más exacta a aquella fascinación muda?, al diálogo con roces, tatuandose al otro entre delirios y evocaciones, desear poder poseer el tiempo y suspenderse en la gloria misma de cada espasmo, alimentando ansias día a día de un romance perfecto porque se leían entre parpadeos, ya no habría futuro que superarse ese presente lleno de mágico magnetismo, cargado de sincera atracción. 

Término poniéndola frente a sí de espaldas y ella poso sus antebrazos en el sofá porque era consciente de que esta vez se perdería el deleite de ver el rostro de placer Hércules, pero en compensación podría sentir como la invadiria por completo, se sentía libre siendo su presa y su esclava, porque él ya la poseía entera. Todo su poder entró en ella sin tregua, dolorosamente incandescente, perturbador y dulce. Superando cualquier sueño o el insomnio pensativo en que a veces se sumergía tocando su sexo. Ella quería quedarse en ese instante llena de su dios etéreo desde esa noche y para siempre, entre jadeos mudos y ropa desperdigada en el oficina del amo del infierno, para escribir una nueva historia después de tanto tiempo de haber olvidado protagonizar su mundo … a su manera.

La inundo por dentro, ella perdió las pocas fuerzas que le quedaban, pero él la sostenía como si de ello dependiera su poder, ella mordía el cuello de su blusa abierta para no gritar y el ahogaba sus propios gemidos apretando las nalgas de Venus que tenía las medias pantalón en la rodilla. Hércules antes de la embestida final presa de un momento de locura toma el cabello recogido de ella con una mano y la hala hacia sí violentamente diciéndole “dame todo lo que tengas, muéstrame cuánto me deseas” mientras ella gritaba ya sin control  y juntos dieron paso a una descarga húmeda en el brazo del sofá.

Para qué detallar lo que sucedio despues o como Venus seguía temblando en el taxi de regreso a casa una hora y media después de despedirse de Hércules desprevenidamente en la calle, porque Plutón tenía ojos en la noche. Se sentía desgarrada, amada, renovada y deseada como nunca en la vida, esa noche hubiera dejado todo por poder dormir junto a Hércules para terminar de aprenderse cada curva y cada nota de su piel, pero los deseos no son completos y algunos se realizan a medias aunque con toda la intensidad. 

Venus

Posted in El Mundo de V&A, Historias Divinas y Sensuales de V&A, Las Crónicas de Venus Tagged with: , , , ,

mayo 17th, 2017 by V & A

Siempre me ha obsesionado el concepto del morbo.


morbo*

  1. m. Tendencia obsesiva hacia lo desagradable,lo cruel,lo prohibido:
  2. esta película tiene mucho morbo.

Y  en esta morbosita surguen preguntas como es usual:

¿Cómo lidiamos con él?

¿Lo encubrimos y lo negamos?

¿Todos lo sufrimos y padecemos?

¿Como saciarlo positivamente?

Una busqueda humana, me atrevo a decir en primera instancia. ¿Quién, de niño, no quiso ver más de lo normal de una escena romántica o semierótica? ¿Quien, no tiene grabada en su mente una escena supremamente obscena de una película de terror o con implicaciones sexuales grotescas?. Todas estas cuestiones que lanzó aqui, son reflexiones personales, no pienso hacer confesar a nadie, ni en mi olimpo, ni en la tierra sobre esto; sólo son un apoyo evaluativo personal e intimo

Claro que si, tengo una escena que me acompaña cuando el morbo sale del closet y me quiere hacer algún reclamo o algún tipo de recorderis. En realidad, son dos escenas de Requiem por un sueño: (https://www.youtube.com/watch?v=eqIkFkmb054) una, en la cual Marion Silver, el personaje interpretado por la bella Jennifer Connelly, se ve en la necesidad de hacer lo que sea, por conseguir droga. Humillandose ante su dealer: un enorme hombre de color, quien luego de escuchar su requerimiento adictivo saca su pene y la increpa diciéndole “yo se que es bello nena, pero no me lo saque para que tomara aire”, acto seguido, nuestra bella Marion  -que para el efecto de la trama es novia de Harry Goldfarb (Jared Leto.. !papacito!)- debe practicarle sexo oral a este tipo para lograr su anhelada su dosis.

Pero esto no termina aquí, en otra escena final – que es un collage del denigrante desenlace de cada uno de los personajes ( https://youtu.be/PVG016rdACE ), la misma chica termina prostituyéndose, en esa oportunidad el dealer la obliga a realizar un acto de sumisión en el cual debe realizar penetración anal  junto a otra chica con un largo consolar, mientras todos los participantes a semejante bacanal gritan al unísono “¡culo con culo!”. Ahi tienen pues la imagen del morbo para mi, (aquí es donde debería poner el emoticon del monito tapándose los ojos pero word press no me permite semejantesnsutilezas). Pero ¿porque es esta escena y no otra? ¿será acaso, que el morbo en mi caso está ligado a cierto deseo de sumisión?, será que, no he superado ver a Jennifer C en ese papel con su cara angelical, sus enormes y hermosos ojos verdes.

También he visto completicas películas realmente malas, solo por morbo, como “Escupiré en tu tumba”, una historia flojonga en donde 5 hombres violan a una escritora que se encuentra en una cabaña alejada,  por razones oscuras y un tanto mal argumentadas en la trama, pero, el ver a la protagonista resurgir de la humillación y matar uno a uno a sus violadores de la manera más descarnada, sangrienta y vengativa valió los $15.000 pesos que pague por ver el film.

Hace no mucho, por cuestiones académicas, llego a mi un breve libro que devoré en menos de una hora “La condesa Sangrienta “ de Alejandra Pizarnik, sorpresa mayúscula fue leer pasajes en los cuales la poetisa surrealista, que se identifica con la inocencia de la infancia, describe escenas cargadas de sangre, desolación, humillación sexual  y muerte de mujeres jóvenes para saciar las ansias de poder y  juventud de la Condesa,  como este artículo no pretende ser una reseña, ni mucho menos una crìtica del libro, pues ahi se los dejo (como dirian en Mexico).

La discusión sobre el swich del morbo, apenas comienza en este blog, se que tiene facetas, clases, estilos, modos y grados, es todo un TEMA. inicialmente mi posición personal, que tendré que poner a prueba, eso lo tengo claro, es que todos los seres humanos gozamos de ese interruptor que pide ser saciado y existen solo dos salidas para darle alimento a ese diablillo morbosito que tenemos en nuestro interior : 1. La violencia, quien se reprime sexualmente encuentra en la violencia verbal o física un aliciente para saciar su sed mórbida y 2. obviamente el sexo, es un desfogue, una forma de expulsar demonios, cumplir deseos y explorarnos en esos intrincados laberintos en los cuales el morbo, al amor y la satisfacción, entre otros, se enredan en nuestra complejísima red humanidad que tan poco concientizamos.

VENUS

*Definición de la RAE, en la acepción que nos interesa.

 

Posted in El Mundo de V&A, Reflexiones cotidianas Tagged with: , , , , , , , ,

febrero 1st, 2017 by V & A

La idea de Dios es particular a cada ser humano, luego de ver la serie “La Historia de Dios” esto me quedó más que claro, en este blog se han tocado tangencialmente varios puntos sobre la religiosidad y siempre la  pregunta clave sobre el tema es: ¿Qué ser humano es tan prepotente como para creer que tiene la única idea válida de Dios?

Parece ser, que las mujeres nos hemos convertimos en una rama de negocio interesante para las iglesias. He visto muchos «encuentros de mujeres» en iglesias de varios cultos Judeo-cristianos y las preguntas empiezan a hervir en mi mente: ¿son liberadores estos encuentros? , ¿sirven para que ellas se conozcan y se reconcilien con sigo mismas? o por el contrario, ¿la dinámica al interior de esas congregaciones femeninas es ahondar en la alienación que nos tiene tan jodidas hace tiempo? … temo mucho, que la respuesta está más hacia el lado de la domesticación. Las denominadas “iglesias” necesitan feligreses temerosos de Dios, que aporten con su culpa, materializada en billetes y eso es lo que llaman ¿ estar al servicio de Dios?

En una iglesia generalmente se paga para recibir un placebo de palabras, te ponen en manos del «todopoderoso», te dicen cómo hablarle y el inconsciente colectivo hace el resto, sin articular milagros diferentes a la histeria colectiva y el arrepentimiento poco decisivo, se genera culpa. Sentirse pecador sin tener un plan definido y participativo para dejar de serlo solo te puede dejar algo claro … debo deprimirme y autoflagelarme para sanear mi corazón.

Pero ¿qué tal si ese «arrepentimiento» lo convertimos en acción y no en una justificación de nuestra humanidad agobiada, doliente y poco valiente?

El dinero mejor gastado de mi vida…

Innegablemente me encanta comprar y verme linda, pero, cuando hago un reecuento de los mejores gastos de mi vida, rememoro algunos regalos que le he hecho a Vulcano -porque hacer feliz a tu pareja es algo que llena el corazón-. A la larga termino por admitir que el más fructífero de  todos mis gastos historicos, el cual considero una real inversión fue: ¡Pagar consulta psicológica para encontrarme!

Aja, asi es, esta diosa no salió de la nada o que creian ¿que en serio la tenia clarisima desde el principio de los tiempos? Noooo, para nada, reconozco que fui a cuanta terapia sicológica: para dejar la adicción a mi anterior relación, para descubrir el fondo de mis asuntos, para coger berraquera,  para tomar cartas en el asunto de mi vida y dejar de estar esperando a que el “destino” o “Dios” lo hiciesen por mi.

Aquellos que afirman que los psicólogos son unos incompetentes y que ir a terapia es una pérdida de tiempo, no saben de qué están hablando o tienen un miedo terrible a confrontarse consigo mismos. A veces el exceso de convencimiento o erudición esconden las peores inseguridades.

Cuando acudes a un profesional, entendedor del funcionamiento del cerebro humano y las dinámicas de la sociedad, alli te dan medicina real.  Encontrarse con Dios no debe ser producto de una mente en mal estado, todo lo contrario, Dios debe ser la elaboración individual de una mente sana y un espíritu fortalecido desde la autoestima, el amor propio es lo que alimenta nuestra relación con Dios, esa relación única y particular que refleja lo que somos… tal como cuando vamos a comprar panties y los apropiamos como parte de nuestra intimidad. Por eso, pretender que todo un colectivo tenga una sola imagen de Dios que sea incuestionable, única y parametrizada es tan inconcebible como prestar indiscriminadamente nuestra ropa interior.

Igual sucede con el sexo, por eso es que es la expresión humana más sublime. Enfrentar la sexualidad es un ejercicio que requiere el más alto grado de amor propio, no estoy proponiendo una religión del sexo ni mucho menos, lo que sugiero es que dentro de nuestro esquema íntimo de valores le demos a la sexualidad el lugar que se merece, ¿quien dijo que nuestro ser espiritual reñía con nuestro ser sexual? la castidad y pureza son ideas creadas alienantes y castigadoras, en contra de nuestra propia humanidad.

Dios nos trajo aquí para experimentar, para vivir, para equivocarnos, no existen seres humanos más fríos que aquellos que no se han permitido equivocaciones en la vida, si somos seres que nos relacionamos desde la sexualidad no creo que el prohibir su ejercicio sea correcto, obvio todo con responsabilidad y respeto. 

¡Un beso en 2017!  Venus 

Este articulo fue previante publicado en la revista Arterotik 

Posted in El Mundo de V&A, Reflexiones cotidianas Tagged with: , , , , , , , , , ,

octubre 25th, 2016 by V & A

Hace mucho tiempo me moria por escribir esto, lo estuve rumeando en mi cabeza largamente y finalmente, un día, que estaba cenando con Vulcano y Júpiter logre cerrar mi teoría, entonces la arroje frente a ellos al compás de unos tragos de Whisky, en una noche encantadora y super erótica.

¿Cúal es la diferencia entre estar Buen@, ser sexy o sensual ? ¿con que te identificas más?  ¿qué quieres reflejar ?

La Buenona, El buenon, la hembra o el Hembro: Todos sin excepción los voltean a mirar; hombres y mujeres sin distinción. Su figura es magnética, como la miel para la abejas,  tienen todo en su lugar, su cuerpo está “fabricado” para despertar deseo, instinto y bajas pasiones. Si se logra tener un encuentro con uno de estos personajes sería lo que podría llamarse una fascinante entretención visual, un ¡dulcecito rico!.. En nuestra memoria permanecerán como un pecadillo excelso para nuestros sentidos, esto,  siempre y cuando, haya habido química, el solo físico atrayente no garantiza que se pueda construir empatía sexual, y estamos hablando de sexo casual, claro está. Porque a la larga algunos de estos hembros y hembras pueden tener la balanza muy cargada hacia su físico, en detrimento del intelecto o del carisma; de allí, que en mi caso prefiera ir a lo seguro, dejar el deleite solo para mis ojitos y canalizar mi energía sexual en momentos – y dioses-  más enriquecedores.  

Sexy: lo sexy es aquello que en un momento dado adorna para hacerse más notorio sexualmete, puede ser genética o puede ser adquirido. Cuando elegimos delicadamente la lencería que vamos a usar en una cita, el perfume y el maquillaje estamos apropiando lo sexy en beneficio de la expectativa, tal vez, de una futura faena. No se puede negar, algunos automóviles son extremadamente sexys, las voces de algunos dioses, los ojos, el estilo, increíblemente hasta la forma de fumar de algunos, es una característica propia de lo bello, evocador y que nos quita el aliento por un momento.

Vulcano es poseedor de una manos hipersexys, cuando combina bien su ropa y usa sus relojes de marca para resaltar lo estético de esas manos eso, también lo es. Aprender qué se nos ve bien y ser pulcros, para atraer miradas, ¿porque no?, todos tenemos derecho a ser observados y elevar nuestra autoestima.

Sensual: Este ya es todo un concepto bastante amplio y aquí me quiero detener porque no es fácil de dimensionar; por todo lo que abarca y lo que comunica. Sensual es lo que hace que una persona no se te salga de la cabeza, es la cuota inicial del enamoramiento, lo que construye relaciones duraderas, adultas, centradas y apasionadas (Con sentido):

  • Actitud frente a la vida: No te acuestes, o por lo menos no te enamores, de un pesimista. El ser sensual nunca se da por vencido, tiene claro que su principal conquista es la vida y la independencia en todo sentido, así que, trabajará  arduamente por ello, jamás lo verás achacándole la culpa de sus fracasos a los demás; por el contrario, aprende positivamente de sus desiluciones, eso es sabiduría y  hace a alguien irresistible. ¿Porqué?, porque independientemente de que sea affair o un proyecto más serio; sabrás que luchará por llevar a feliz término todo lo necesario para llegar a la meta, bien sea, la cama o el altar.
  • Seguridad en sí mismo: Es una cualidad que solo el tiempo moldea, lograr ser quien se es; en cualquier circunstancia, entender por ejemplo un NO por respuesta, requiere de mucho autoamor. Seguridad no quiere decir despotismo, ni elevación exponencial del ego. También es saber, con entereza,  que se poseen limitaciones y defectos, e incluso reconocer en los otros sus cualidades con humildad. Esta característica está fundida también con el autocontrol: si, eso que nos mantiene en nuestro sitio; no mostrar el hambre y guardar las proporciones de una cita por ejemplo.
  • Sensibilidad Centrada: Saber escoger nuestros estados de ánimo y proyectarlos de manera constructiva, un hombre sensual se permite llorar; pero con altura. Esto habla muy bien de como funcionan por dentro todas sus fibras y del espacio que se permite a sí mismo de desahogarse cuando experimenta tristeza, frustración o rabia.
  • Comunicación: Expresarse bien, es tal vez la cualidad más caliente que pueda tener una persona; saber escuchar, que las charlas no sean un monólogo interminable de una de las partes;  sino un ir y venir de impresiones que lo dejen a uno transportado. Saber comunicar también es: tener una buena capacidad de síntesis, elegir las palabras adecuadas, un léxico cercano a lo impecable, pero que en un momento dado también denote emoción y adrenalina, permitiéndose expresiones que inviten al deseo.
  • Conocimiento:  Un ser humano que se edifica siempre tendrá si la opción de enriquecer sus conocimientos. Ya sé que en varias oportunidades he sonado un poco déspota al decir que no convivo con plebeyos en la cama y puede que si suene discriminatorio, pero la verdad, como diosa tengo derecho a reservarme el derecho de admisión y fijar mis parámetros. Una persona educada siempre será un bocatto di cardinale, que rico es tener mucho de que hablar, que rico es aprender con alguien preparado en su área de interés. Me encantan los dioses que derrochan seguridad y conocimiento, eso me pone a mil, me excita y me reta. Soy supremamente frágil ante el poder que ostenta quien tiene algo para aportar en mi vida y sin aquivocos tengo claro que después de tanto personaje así como lo describo, ¡el plebeyo ya no aguanta!… ni para el desvare.

En definitiva, podríamos agrupar todas estas características en la expresión “ser INTERESANTE” por tanto, sensualidad es un concepto integral un paquete completo, cuyas características conjugadas se convierten en irresistible magia.

Valga decir, que toda persona sensual, también sabe ser sexy y utiliza todos los recursos a su alcance para proyectar la mejor versión de sí mismo. Incluso, es posible que en principio, una persona sensual no te agrade a primera vista -aun siendo muy afín a ti- porque alguien sensual te confronta con las bases de tus mismos gustos, te cuestiona, te hace madurar eróticamente, te invita a un descubrimiento mutuo, tornando la conquista en algo apasionante y lleno de adrenalina. De allí que la magia a la cual me referiero se base en encontrar poco a poco todas esas características que son garantía y propias del arte de seducir.

No me voy a despachar en explicaciones de mi ausencia, así que queridos se les piensa un montón, no olviden seguirme.

 

Estepost fue publicado recientemente en la revista ArtErotik [http://www.revistaerotik.com.co/ediciones/edicion12/Edicion12.htm] no se la pierdan tiene muchas cosas interesantes! Un beso.

VENUS

Posted in El Mundo de V&A, Reflexiones cotidianas Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , ,

septiembre 21st, 2016 by V & A

Si, detesto lo básico. No creo que el homo sapiens haya llegado a semejante estado evolutivo para ser tan inmediatista en temas de erotismo, ni siquiera se trata de sentimientos. Darle un renovado significado a nuestros encuentros sexuales es de lo que en verdad se trata todo esto, encuentros en donde ninguno de los participantes en la cena del erotismo, esté allí porque tocó, porque lo obligaron o lo acorralaron, es decir; que haga de la desventaja y el sacrificio su religión, por eso, propongo convocar siempre el Con-S!

No hay en el mundo nada más triste, que toparse con alguien que escape la magia erótica para darle cabida a la obligaciòn, que incómodo escuchar a hombres y mujeres que abandonaron el sentido de la plenitud sexual, para cumplir con un instinto o un deber para con su pareja. El sexo debe ser una faceta de nuestra vida para ejercer libremente, con todos nuestros sentidos puestos en ello. Conectarnos con nuestros deseos, es tal vez, la gran empresa que nos plantea el desarrollo pleno de nuestra sexualidad.

Atrás quedaron la épocas en que “Copular” era un mandato divino encaminada o la procreación de la especie, hoy tenemos claro que así no deseemos descendencia, es bueno disfrutar del placer sexual por lo que representa en términos de salud, plenitud y autoconocimiento.

Entonces, ¿porqué nos empeñamos en que las relaciones sexuales, no se disitingan de lo que experimenta un animal en calor?, con ganas de desfogar unos instintos que él mismo no comprende.

Mi propuesta es la siguiente: seamos…

(1) Conscientes de nuestra sexualidad: Identifiquemos nuestros deseos y prioridades eróticas, antes de salir a esparcir sin foco nuestras hormonas por el mundo. Conozcamos nuestro cuerpo, nuestros gustos, nuestras fantasías y seamos realistas en cuanto a lo que esperamos.

(2) Tengamos una sexualidad Con-sentido es decir que tenga un norte, un objetivo claro y que tenga coherencia en los siguientes aspectos:

-sentido de libertad
-sentido de pasión
-sentido de autoestima
-sentido de diversión

(3) Luego de que tenemos la ruta clara y despejada no hay nada mejor que darnos a la tarea, sintiéndonos queridos, de allí que la sexualidad debe estar inmersa en el Con-sentimiento. No hay nada más rico que sentirse mimado. Incluso, porque no, auto mimarse es también esta dentro del menú. Cocinemos el mejor postre dulce y suave, con el ingrediente mágico del sentimiento y el romanticismo, cuando hablo de esto no estoy limitando nuestros encuentros sexuales al amor de pareja, abramos nuestra mente también se puede sentir un grado de cariño por un amante furtivo, pero sobre todo, que prime el amor hacia consigo mismo.

Cuando estamos conectados con nuestra infancia somos consentidos, eso nos libera, porque al permitirnos esos caprichitos de niños volvemos a nuestra esencia y nos reencontramos. Estoy convencida de que los mejores amantes, siempre tienen un niño interior al cual le permiten jugar, apapachar y mimar.

(4) Finalmente, pero no menos importante: Consensuado, lo que quiero significar con esto, es que el sexo es de dos, por lo tanto, debe haber consenso mutuo como mínimo en lo siguientes ítems:

Que ambos estén de acuerdo en cómo cuándo y dónde.
Que sientan una conexión emocional no necesariamente amorosa, pero por lo menos amistosa (cierto grado de admiración mutua puede hacer una buena empatía).
Ser condescendientes, considerar al otro en sus dimensiones existenciales y por tanto disculpar pequeños detalles intrascendentes y humanos.
Que la aventura sea una construcciòn mutua y no una imposiciòn unilateral, manipulada o peor como un favor a cambio de algo.
Que se den espacio para que, de pronto, el encuentro no termine en una faena sexual, pero que se disfrute de los múltiples placeres de la compañia del otro.

Estas son las 4 “S” necesarias, son las “S” que potencian el placer unido al sentimiento, la sinceridad y el raciocinio. “S’s”, como 4 son las letras de la palabra SEXO.

Si me están leyendo es porque ya perdonaron mi ausencia , gracias ! la verdad siempre estoy pensando en los contenidos del blog y el enfoque del mismo. Mi corazón está creando constantemente asi que pronto tendrán una sorpresa en YOUTUBE con todo mi cariño, estoy trabajando en ello.

Un beso y si me extrañaron por favor comenten, que no me muera yo sin saber lo que les pasa por la mente.

Venus

Posted in El Mundo de V&A, Reflexiones cotidianas Tagged with: , , , , , , , , , ,

agosto 19th, 2016 by V & A

Por: Venus

Hoy me tomé un tinto con unas amigas, ex compañeras de trabajo a las que aprecio mucho, ellas me conocen (Venus) y disfrutan de mis apuntes y mis expresiones descaradas en torno a temas de la sexualidad, porque además soy supremamente expresiva en estas charlas, ojalá aquí logre transmitirles algo de esto. ¿Porqué será que cuando empiezas a hablar francamente de sexo te vuelves más suspicaz en cuanto a las dinámicas socio-laborales -sexuales? … ahhhh? SI, eso, a todo lo lo que acontece en el ámbito del trabajo y que por pequeñas señales vislumbras que se está moviendo subterráneamente entre sábanas. 

Hablábamos de alguna conocida que de repente, sin motivo ni razón aparente, ha cambiado de piel, se ha convertido en una persona déspota, que falta a la amistad y a la lealtad; sin aviso previo y luego de haber sido una compañera de trabajo a la que se apreciaba, resulta siendo lo que podríamos llamar una “hembra prepotente”, la naturaleza femenina es salvaje, eso lo sabemos, pero cambiar las cualidades del compañerismo y la camaradería por un memé ultra convencido y despreciable solo puede tener una razón, que evidencié luego de escuchar ciertos detalles que mis amigas proferian respecto a esta conocida …SI, es obvio ella se está acostando con su jefe!, o está muy cerca de hacerlo, si le damos el beneficio de la duda. No soy quien para juzgar a nadie, de allí, que si el jefe, en este u otros casos similares, es casado, divorciado, padre soltero o lo que sea, me tiene sin cuidado, el punto de mi charla con ellas, el motivo de mi asombro y desilusión y la inspiración de este post esta en el hecho de que el dicho “nunca terminas de conocer a las personas” toma mucha vigencia en estos casos. Está bien tener un compañero sexual, el que sea, porque la atracción no sabe de convencionalismos sociales, pero cuando el haber logrado  conquistar – hasta llevar a la cama- a un superior jerárquico, se asienta en la cabeza de una mujer o un hombre para dictaminar que ahora ella/él y sus hormonas son superiores a las del resto de la humanidad, ya el asunto empieza a tornarse un tanto oscuro, mórbido y hasta ridículo.

Aqui solo algunos de los casos que he visto durante mi vida laboral y que ilustran el tema en toda su dimensión:

  • Un hombre de un cargo medio, no muy agraciado resulta saliendo con una de sus subalternas más hermosas, como ambos son solteros esta relación la pueden llevar abiertamente y sin restricciones, desafortunadamente la inteligencia emocional de ambos deja mucho que desear; las peleas se vuelven recurrentes, con celos que vienen y van, compañeros de trabajo alrededor desesperados de ver los dramas que protagonizan esta pareja explosiva…ahhh y el colmo final: esta dupla se convence de que están inmersos en un cuento de hadas los hermanos Grimm, en  el  cual, todos los demás compañeros de trabajo tienen que cumplir la labor del villano que para el caso es desunir ese “amor puro y sublime” que se los une (deberían pasar ese guión a una productora de televisión mejor).
  • Una mujer de mediana edad que ostenta un cargo de gerencia resulta saliendo con un subalterno mucho menor que ella y empieza a tornarse en una femina con visos de resentimiento y paranoia hacia las demás mujeres jóvenes a su cargo, obviamente, por considerarlas competencia frente a su logrado “Colágeno”; con malos tratos, desaprobación constante y humillaciones este grupo de trabajo se conviertirá escalonadamente en un bochornoso campo de batalla, en donde la criticadera y el odio serán las granadas que se lanzarán sin discriminación entre unas y otras, sin posibilidad siquiera de conocer la delimitación de los terrenos de batalla, cada una actuará como espía y como combatiente al mismo tiempo: <<bienvenidas al infierno!>> porque de allí no saldrá nadie bien librado.
  • Un profesional comprometido o casado, no logra frenar la tentación de invitar y finalmente seducir a una compañera de trabajo joven y linda, convirtiéndola finalmente en su amante, el asunto se torna tortuoso, a pesar de que él sabe que esta relación se basa en lo netamente sexual, ella se empieza a hacer esperanzas infundadas al pensar que él dejara su hogar para empezar nuevamente con ella. Los reclamos, cada vez que él anuncia que aquello jamás sucederá pasan del terreno de la clandestinidad, al ascensor, al pasillo, luego a la cafetería y finalmente toda una organización tendra que ser testigo de una escena en donde cada empleado se verá en la necesidad de atrincherarse en alguno de los dos bandos para sentirse un tanto resguardado.  
  • Una chica simpatica, sexy e inteligente logra ser contratada en una empresa por recomendación de un amigo de su familia que labora allí, es uno de sus primeros trabajos para ganar experiencia profesional. Arriba a trabajar de la forma más modesta y humilde, fácilmente hace amigos que la aprecian, con los que bebe los viernes y se divierte. De repente da un vuelco y se mete con uno de los directores de la empresa, empieza a despreciar a sus otrora compañeros e incluso los mira como si fueran inferiores a ella, perdiendo absolutamente toda la humildad, así que, cuando el amigo de la familia llama a pedirle algún favor menor ella olvida totalmente porque está allí sentada y es grosera con él al sentirse respaldada por su nuevo y poderoso amante.

Se que algunos, si no es que todos estos casos les sonarán familiares, incluso existen cargos de gran poder como ministerios, vicepresidencias, gerencias públicas y otros que sabemos que se sortean en la cama, son esos secretos a voces que hacen parte de la informalidad del sexo en las dinámicas sociales y politicas. Aunque siempre sostengo que el sexo debe ser una faceta muy importante en nuestras vidas, en lo posible, procuremos que nuestro trabajo esté aislado de la tensión sexual; pero si definitivamente, las hormonas nos ganan la partida y no hay oportunidad de conocer a alguien en otro contexto de la vida, no olvidemos quienes somos, de dónde venimos y quienes han sido nuestros fieles amigos desde siempre.

Si el sexo es realmente tan bueno con este compañero de trabajo que se refleje en que te conviertas en una mejor persona, claro que existen los affairs laborales bien llevados (ver:Un nuevo empleo y un dios etéreo), pero tengamos en cuenta que estas aventuras e incluso los cargos laborales tienen límite (nadie es indispensable) y cuando ese término llegue es posible que voltees la vista para encontrarte absolutamente sol@, sin que te inviten a los convites, ya no confíen en ti … y te verás obligado a escribir el FIN de la telenovela con algún viso de cargo de conciencia, porque fuiste injusto, no con tus ex amigos, ellos estan bien y tomando cerveza felices en la tienda de la esquina, sino con tigo mismo… no cambies un buen clima laboral por una revolcada más, finalmente te pagan es por trabajar no por tus conquistas y tu desempeño sexual.

Un besito para todos los que se tomaron el tiempo de leer este post, si este tema les sonó familiar no duden en comentar, les recuerdo que siempre será anónimo y que recibirán una respuesta de mi parte.  

Venus

Posted in El Mundo de V&A, Reflexiones cotidianas, Uncategorized Tagged with: , , , , , , , , , ,

agosto 1st, 2016 by V & A

Por Venus 

Es cierto, es bueno que reconozcamos las bondades de la masculinidad, ya no más feminismo radical , ya no más “somos perfectas y tenemos la razón siempre” todo justificado en que alguna vez fuimos víctimas del machismo y estamos revindicandonos de ese régimen que imperó en el mundo, superenlo! ya no más generalizaciones ridículas del tipo: “todos los hombres son iguales “ o «es que los hombres tienen que aprender»..no maaaas ! Con toda esta soberbia no vamos a llegar a ningún lado constructivo en pareja. Si en realidad la masculinidad es tan mala y rechazada, o no la sientes como un complemento sino como una ofensa tal vez debes cuestionarte si realmente debes estar en pareja.

Solemos exigirles a ellos ciertas cosas, que son propias de nuestra feminidad; cuidarse físicamente y ser sensibles son sólo unos ejemplos, sin embargo, nos negamos a creer que ellos al adoptar nuestras bien intencionadas sugerencias también podrían aportar alguna que otra cosa que nos permita ser mejores amantes y mejores seres humanos. Los queremos cambiar, e insisto, tal vez logremos pulir un poco algunos aspectos, por amor se justifica tratar de ser la mejor versión de uno mismo que se pueda ser, eso no tiene discusión, pero cuando se pretende, que con el pasar del tiempo en pareja él empiece a abandonar su esencia masculina, se está cometiendo un gravisimo error.

Pero entonces, empecemos este fair play y preguntémonos con la mano en el corazón: ¿cuáles de los rasgos masculinos son un aporte real para nuestras vidas?:

  • Camaradería: ellos si que saben taparse las cosas, las amistades entre hombres tienen una alta dosis de complicidad porque se aceptan como son, no me imagino a un amigo haciéndole show al otro por levantarse una chica en su celebración de cumpleaños o en su despedida de soltero y aunque carezcan del “amigüis”, de la adulación y de los abrazos efusivos acompañado del gritico de júbilo, ellos tienen una valiosa hermandad que les aporta una tranquilidad inusitada a sus vidas. En resumen:  sospechen de un hombre que no tenga amigos y no los odien, más bien traten de tener una relación armoniosa con los amigos de su hombre, se sorprenderán de todo lo que pueden descubrir de su pareja.
  • Manejo del estrés: Cada día tiene su afán, así que, ¿para que volverse un manojo de nervios y especialmente frente a la expectativa del futuro que todavía no existe?, no es de todos los hombres, claro está, pero la gran mayoría y sobretodo después de su cuarto piso adopta una serenidad envidiable y supremamente sabía. Saber vivir el presente y relajarse es algo inmensamente útil para nuestra mente y nuestro cuerpo también.
  • Dejar fluir las cosas: Todo pasa por algo, solemos ser voluntariosas y pretendemos que el futuro se presente tal y como lo hemos soñado… finalmente cuando las cosas no se dan a nuestra manera, nos frustramos, entramos en cólera. Ellos, por otra parte y tal como se expone en el punto anterior, con el sosiego, saben que el tema del control sobre lo incontrolable no debe ser razón de rabietas en nuestras vidas, es bueno aceptar lo que debe pasar. Muchas veces nos encontramos revisando nuestros “fracasos” pasados y nos damos cuenta que detrás de ello había algo mucho mejor esperándonos.
  • Cero propensión al drama: la primera etapa del drama es el reclamo, es la chispa sagrada que detona las telenovelas, ellos son básicos y saben jugarse sus cartas, si alguna vez arriesgan la carta del reclamo lo hacen de una manera contundente y sin cantaleta o lágrimas,  no es su lenguaje. A ellos les va más ir al grano sin rodeos ni excusas. Nosotras por otra parte solemos pensar que entre más dramática sea la escena, más mella va a dejar en su reflexión personal y luego la reconciliación será de película…. NO es cierto, el drama cansa y de pronto algún día te encuentres con el adiós definitivo y trágico, del tipo «Romeo y Julieta».  
  • El sexo es la Solución: Mi amiga Natura* dice que no hay nada que no se solucione en la cama y apoyo esa moción, después de un excitante momento de pasión se aprecia la vida mucho más bonita y más clara, no se trata de manipular con sexo, se trata de dejar ciertas discusiones menores desatarse en la cancha del erotismo, postergar los argumentos para que un momento de paz post sexo nos muestre los hechos con un velo renovado y menos colérico. Ellos saben que es asi, por eso afirmamos que sus hormonas los dominan; llámenlo morbo o arrechera pero el resultado final es que las discusiones encarnizadas se disuelven entre caricias y placer.
  • No esperar respuestas prefabricadas sino reales: Cuando ellos preguntan algo esperan que respondamos de manera sincera, lo primero que se nos pase por la cabeza, sin rodeos, sin peros. En cambio, nosotras solemos elaborar unas preguntas para las cuales esperamos respuestas específicas, si no las recibimos, entonces nos ponemos mal, porque somos un tanto controladoras. La espontaneidad es un rasgo que todo ser humano hombre o mujer debe tener, porque es el reflejo de nuestra esencia sin velos la que se está mostrando, entonces no pretendamos poner barreras a la verdad, o peor, quedarnos sin decir nuestras verdades porque asumimos que ellos han visto todo con las señales que artísticamente enviamos.

Bueno, tal vez se pregunten: ¿porque escribí esto?, fue una inspiración un tanto inducida, tengo que confesarlo, estuve saliendo hace poco con una mujer fascinante que me encantaba en su forma de hablar y cuando se permitía ser ella misma, pero de un momento para otro, su feminidad extrema especialmente en el último punto expuesto, me hizo concluir que definitivamente amo lo masculino, si no fuera por la forma en que ellos son, el erotismo no tendría sentido, podremos tacharlos de frescos, de básicos, de poco analíticos, pero lo cierto es que, gracias a estas características es que estamos aqui haciendonos dioses y diosas y claro está, aportandonos mutuamente porque a la larga eso que tanto criticamos en ellos es el recipiente exacto para lo femenino; nuestro cuidado en los detalles, nuestra magia, nuestro sentido de lo bello se complementa en la tranquilidad, la admiración, el morbo y la contundencia masculina.

El llamado de este escrito está encaminado a que ellos busquen y se reconcilien con lo femenino, con esas cosas sensibles que nos gusta saborearles de vez en cuando… y a nosotras, obvio busquemos también a nuestro dios interior aquel que nos aterriza, aquel que es el compinche de nuestro hombre y le permite ir más allá en el Olimpo.

Venus

*Natura: Diosa de la naturaleza.

www.venusyafrodita.com

Posted in El Mundo de V&A, Reflexiones cotidianas Tagged with: , , , , , , , , ,

Para visitar a Venus & Afrodita debes tener más de 20 años!

Por favor verifica tu edad

A %d blogueros les gusta esto: